28 de marzo de 2014

El Consejo de Gobierno ha acordado hoy adherirse y apoyar la iniciativa de las universidades Complutense de Madrid, UNED y Pontificia de Comillas de presentar la candidatura de la Fundación Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada (FOESSA) al Premio Príncipe de Asturias 2014 de Ciencias Sociales

Los méritos que se han esgrimido al realizar esta propuesta son que la Fundación FOESSA, impulsada por Cáritas Española en 1965, ha llevado a cabo una fructífera labor de servicio al conocimiento de la realidad social de España de forma objetiva, con sus trabajos de investigación y publicaciones relacionados con la pobreza y la exclusión social en España. De hecho, ayer presentaron el documentos ‘Análisis y perspectivas 2014’ dedicado a la precariedad y la cohesión social.

Los fines de la Fundación FOESSA son servir al conocimiento de la realidad social de España; ser referente estable y continuado en el ámbito de la exclusión social y la sociología aplicada, y ofrecer un espacio de encuentro para personas, grupos y entidades que trabajan en el análisis social.

En este sentido, cabe señalar que desde su constitución, los sucesivos Informes sobre la situación y el cambio social de España publicados por la Fundación han permitido conocer la situación social de España, desvelando los desequilibrios latentes en sus estructuras socioeconómicas. Este trabajo ha servido de apoyo al que realizan aquellas instituciones que apuestan por la construcción de una sociedad más comunitaria y accesible.

La Fundación FOESSA basa su labor en el trabajo de un Comité Técnico y un Consejo Científico del que forman parte investigadores de diferentes universidades de nuestro país que orientan las líneas de trabajo y las actividades de sus Informes. Se trata de más de 60 reconocidos expertos en pobreza, desigualdad, privación, exclusión social, políticas sociales, cohesión social, cooperación internacional, sociedad civil, derechos sociales, desarrollo sostenible y política internacional, entre otras materias.

Además, durante la última década ha estudiado también la dimensión internacional del desarrollo social y para ello constituyó un equipo de expertos en estas materias, que se integraron en el Consejo Científico, y una red de investigadores con los cuales ha desarrollado un número considerable de trabajos.