29 de agosto de 2014

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el Decreto por el que se modifica la normativa que regula el Catálogo de Montes de Utilidad Pública de La Rioja (CMUP). Esta nueva norma, elaborada por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, actualiza la estructura del CMUP, tras 37 años de vigencia del actual, para tratar de crear un marco legislativo que permita adaptar su estructura y establecer su tratamiento informático, facilitando el acceso a los datos de una forma más sencilla, actual y dinámica.

El CMUP es un registro público de carácter administrativo, en el que se inscriben todos los montes que se hayan declarado de utilidad pública por sus características naturales, contribuir a la regulación del régimen general de las aguas, proteger los suelos frente a la erosión, capturar gases con efecto invernadero, preservar la diversidad biológica o constituir elementos relevantes del paisaje.

Con el nuevo decreto se modifica el soporte documental del CMUP para adaptarlo a las nuevas tecnologías informáticas y se publican los datos actuales más relevantes del mismo para cada Monte de Utilidad Pública (MUP). El contenido del catálogo se completa con un gran volumen de información y documentación.

Desde su aprobación y publicación mediante Decreto 286/1977, hasta nuestros días, el catálogo ha sufrido múltiples variaciones, especialmente por incorporación de nuevos montes. Por todo ello, y transcurridas más de tres décadas desde su última publicación, se ha considerado necesario recoger nuevamente en un documento único y debidamente actualizado, la descripción de todos los montes declarados de utilidad pública en La Rioja.

El CMUP cuenta con más de 100 años de historia y durante todos estos años ha tenido un papel fundamental en la conservación de la naturaleza. En la actualidad, la figura de los MUP sigue más viva que nunca, como herramienta de protección y gestión de los montes. La superficie pública catalogada en 1901 abarcaba 115.053 hectáreas; en 1977, último catálogo publicado, ascendía a 165.024 hectáreas y, en la actualidad, alcanza 213.170 hectáreas repartidas en 208 montes. Por tanto, en los últimos 37 años se han declarado monte de utilidad pública 48.000 hectáreas de terrenos forestales, en su mayor parte a solicitud de los ayuntamientos propietarios, conscientes de que es la mejor garantía para su conservación y gestión.

El catálogo es el instrumento técnico-jurídico por excelencia para la defensa del patrimonio forestal. La declaración de utilidad pública y su inclusión en el catálogo es probablemente la figura de mayor protección que existe para los montes públicos españoles. Cada uno de los montes de La Rioja tiene un único propietario que figura en el Registro de la Propiedad. La propiedad es de una entidad pública (Ayuntamiento, Mancomunidad y Comunidad Autónoma), que en el caso de los montes que han sido declarados de Utilidad Pública, cuenta con el respaldo de la Comunidad Autónoma en su gestión.

El catálogo alberga casi todos los bosques y la mayor parte de los espacios naturales protegidos de La Rioja: 84% de espacios naturales protegidos de la Red Natura 2000 (ZEC y ZEPA), el 91,5% del Parque Natural de la Sierra de Cebollera, el 50% de la Reserva Natural de los Sotos de Alfaro y el 65% de la Reserva de la Biosfera de los valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama.

Por tanto, los MUP no sólo constituyen la columna vertebral de nuestra red de espacios naturales protegidos, sino que son figuras de conservación y se pueden catalogar como espacios naturales que cuentan con su propio instrumento de gestión, y responden a la moderna concepción de los espacios naturales que garantiza los servicios que proporcionan los ecosistemas, junto a la conservación de sus valores naturales.

Gestión conjunta de los MUP

Tal y como recoge la Ley 43/2003, de Montes, las administraciones públicas tienen la obligación de velar por la conservación, protección, restauración, mejora y ordenado aprovechamiento de los montes. El Gobierno de La Rioja, a través de la Dirección General de Medio Natural, tiene la responsabilidad de supervisar y autorizar diferentes actuaciones en todo tipo de montes, como las cortas de arbolado o los cambios de uso del suelo en terreno forestal. No obstante, dentro de los diferentes montes, el grado de intervención varía en función de los valores naturales que albergan, llegando, en el caso de los MUP, a llevar a cabo su gestión.

La gran mayoría de los montes riojanos son propiedad de entidades públicas y están incluidos en el catálogo. En nuestra región el grueso de los montes pertenece a los ayuntamientos y mancomunidades y una pequeña proporción a la Comunidad Autónoma.

Todos ellos constituyen el Dominio Público Forestal de La Rioja y son gestionados por la Comunidad Autónoma de La Rioja, desde que en 1985 el Estado transfirió las competencias en materia de conservación de la naturaleza, entre las que se encontraba la gestión de los MUP.

Las entidades propietarias y la Dirección General de Medio Natural co-gestionan los aprovechamientos de cada uno de los montes que componen el Catálogo y, los aprovechamientos, por tanto, se plantean de común acuerdo con las entidades propietarias, que son quienes los adjudican, con las condiciones que establece la Comunidad Autónoma. Por su parte, los trabajos de conservación y mejora que se realizan en estos montes se financian a través los presupuestos del Gobierno regional.