20 de julio de 2001

La Consejería de Obras Públicas, Transportes, Urbanismo y Vivienda firmará un Convenio con Renfe para mejorar los servicios ferroviarios regionales que presta esta entidad en La Rioja y favorecer su conexión con otras Comunidades Autónomas. Para poder realizar estas mejoras, el Gobierno de La Rioja participará en la gestión económica de algunos servicios.

El Convenio compromete a Renfe a reestructurar los servicios ferroviarios regionales, de ida y vuelta, entre Logroño y Miranda de Ebro para que los viajeros de La Rioja puedan conectar en la estación burgalesa con los trenes de la Red Castilla León-Exprés que se dirigen tanto hacia Burgos, Palencia, Valladolid, Ávila y Madrid como hacia Vitoria, San Sebastián e Irún. Esta reestructuración no supondrá ningún coste para el Gobierno de La Rioja.

Además, Renfe implantará los lunes, miércoles y viernes un servicio entre Logroño y Valladolid, y viceversa, con paradas intermedias en Cenicero, Haro, Miranda, Burgos, y Palencia. En la gestión económica de este servicio, que tendrá conexiones con León, Zamora, Salamanca y Madrid, colaborará el Gobierno riojano.

Esta colaboración consistirá en el abono a Renfe de la diferencia entre los gastos de explotación del servicio -fijado por Renfe en 811 pesetas por kilómetro y tren- y los ingresos generados por los viajeros que lo utilicen. En concreto, el coste del servicio entre el 1 de septiembre y el 31 de diciembre de este año supera los 24,8 millones de pesetas (52 días de circulación x 2 servicios x 295 kilómetros x 811 ptas. Km/tren), mientas que los ingresos previstos se elevan a 6,2 millones, por lo que el Ejecutivo riojano debería abonar más de 18,6 millones de pesetas a Renfe.

Por otra parte, el Convenio contempla la posibilidad de construir apeaderos en terrenos municipales situados dentro del casco urbano de Haro y Cenicero para facilitar el acceso a los usuarios de Renfe, dado que las estaciones están lejos de los núcleos de población. En caso de que los Ayuntamientos de Haro y Cenicero concedieran a Renfe la autorización para construir los apeaderos, el mantenimiento de los mismos correría a cargo de los propios Ayuntamientos.

Con el objetivo de controlar el cumplimiento del Convenio, se constituirá una Comisión de Seguimiento, compuesta por dos representantes de cada entidad, que se encargará, entre otras funciones, de definir el importe de la subvención que aportará el Gobierno de La Rioja una vez conocidos los datos sobre costes e ingresos definitivos.

Además, la Comisión propondrá las modificaciones o variaciones de los horarios de los servicios regulados en el Convenio y supervisará las campañas de promoción de los mismos -que serán financiadas al 50% por ambas entidades-, así como aprobará los proyectos de los apeaderos de Haro y Cenicero si se llevan a cabo.