27 de julio de 2007

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Reglamento que regula de manera conjunta las actuaciones de la Administración en los procesos relacionados con la guarda y desprotección social de menores, así como el régimen interno de los centros de acogida.

El Reglamento, que desarrolla la Ley de1/2006, de 28 de febrero, de Protección de Menores de La Rioja, introduce aspectos que no estaban definidos en la norma anterior (Ley 4/1998 del Menor) y que dotan de mayor transparencia y agilidad a los procedimientos relacionados con menores.

Entre otras novedades contempla dos nuevas figuras de guarda, define la situación de riesgo, regula el deber de atención inmediata de los servicios sociales, resuelve sobre los menores extranjeros no acompañados y atribuye a los Servicios Sociales municipales el seguimiento de las situaciones de riesgo o desamparo.

El texto detalla que están obligados al deber de denuncia todos los ciudadanos y especialmente los responsables y personal de centros y servicios educativos, sociales, sanitarios, públicos y privados, que detecten una situación de riesgo o desamparo. Respecto al deber de atención inmediata de los Servicios Sociales municipales, establece un plazo de 48 horas para que pongan los hechos en conocimiento de la Consejería.

El Decreto destaca por su detallada regulación en materia de notificaciones, lo que garantiza la personación de los interesados desde el inicio del expediente.

Sobre la situación de riesgo, el texto atribuye la competencia para su declaración al titular de la Consejería competente en materia de Servicios Sociales y regula la elaboración de un Plan de Caso, que determinará el marco de necesidades de intervención del menor en las distintas áreas.

Respecto a la situación de desamparo, el Reglamento marca un plazo de 3 meses para dictar la resolución y regula las guardas de hecho. La resolución determinará, además la modalidad de acogimiento procedente y, en su caso, el régimen de visitas de los padres del menor.

Figuras de Guarda de los menores

El Reglamento regula la guarda de los menores sometidos a tutela por la Entidad Pública bajo la forma jurídica del acogimiento familiar o del acogimiento residencial.

El Acogimiento Familiar (simple o permanente) podrá realizarse en familia extensa o ajena. Además, introduce como novedad la regulación de las figuras del acogimiento familiar profesionalizado y el acogimiento en hogar funcional.

La Consejería establecerá los requisitos que deben reunir tanto quienes pretendan acoger profesionalmente a menores en protección como las viviendas funcionales, que pueden depender de la Consejería de Servicios Sociales, de Entes Locales o de entidades o instituciones colaboradoras de integración familiar habilitadas para ello.

Respecto al Acogimiento Residencial, otro aspecto novedoso que introduce el reglamento es la plasmación del régimen interior de los centros de acogida tanto públicos como de entidades colaboradoras. Detalla el contenido mínimo de los proyectos socioeducativos, el contenido de las normas de régimen interior, relaciones con familia y menores, actividades de los menores adecuadas a sus necesidades educativas, así como el procedimiento para la remisión a la Consejería de las quejas y sugerencias que planteen los menores.

Además de las medidas recogidas en sus 63 artículos, el Reglamento introduce una disposición adicional dirigida a los menores extranjeros no acompañados, para los que permite su ingreso como medida de atención inmediata.