16 de abril de 2004

El Gobierno riojano ha aprobado hoy el Decreto que regula la red de centros sociosanitarios de convalecencia de La Rioja, su distribución geográfica y las prestaciones que deben incluir, con el objetivo de acercar los servicios sanitarios a todos los ciudadanos de nuestra región y coordinar los cuidados sanitarios y sociales.

En La Rioja, las personas mayores de 65 años representa el 20% de la población total y de éstas, el 24% tienen más de 80 años. Este envejecimiento de la población requiere una nueva planificación de la atención sociosanitaria, entendida como la respuesta social e institucional a diferentes situaciones de dependencia, que incluye cuidados sanitarios de larga duración y atención sanitaria a la convalecencia y la rehabilitación en pacientes con déficit funcional recuperable.

Por todo ello, el Ejecutivo riojano constituye la red de centros sociosanitarios de convalecencia para ofrecer comodidad a los pacientes y a sus familiares, con un servicio ajustado a sus peculiaridades, y para acercar las camas a sus domicilios y evitar desplazamientos.

Los centros acogerán a las personas procedentes de los hospitales de agudos del Complejo Hospitalario San Millán-San Pedro y de Fundación Hospital Calahorra con enfermedades que se encuentran en fase de recuperación y con pérdida de autonomía potencialmente recuperable, y a aquellos pacientes con patologías crónicas que originen una limitación severa en su vida independiente. Este tipo de unidades de media estancia persigue la rehabilitación integral en régimen de internamiento, hasta su recuperación.

El Decreto establece que los centros de convalecencia deberán prestar asistencia médica continuada, asistencia de enfermería continuada y permanente, rehabilitación integral, prescripción, dispensación y administración de fármacos, análisis clínicos y radiología médica básica, y asistencia social a través de trabajadores sociales propios del centro.

El número de plazas de la red de centros de convalecencia será de unas 200 camas en total, lo que supone un 20% de las plazas hospitalarias para agudos de que disponga la Comunidad de La Rioja. La distribución de estas unidades se realizará con un criterio geográfico, de forma que estarán cubiertas las zonas de Rioja Alta, Rioja Media y Rioja Baja, en las que se ubicará, al menos, un centro en cada una de ellas.