20 de abril de 2001

El Gobierno de La Rioja ha aprobado en su sesión de hoy el Decreto que regula las Prestaciones de Inserción Social, una norma que adapta las prestaciones económicas a cada situación personal, además de ampliar y favorecer el acceso a estas ayudas a colectivos como las personas mayores, mujeres separadas/divorciadas o con conflictos familiares o los inmigrantes en situación regular. Otra novedad del nuevo decreto, que mejora y amplía el anterior Decreto 68/90, es que fija la cuantía básica del Ingreso Mínimo de Inserción en el 70% del Salario Mínimo Interprofesional.

Los mejoras que pretende cumplir este Decreto son:

- Favorecer el acceso a las prestaciones de inserción a colectivos excluidos.

- Adaptar las prestaciones a las distintas fases de inserción social.

- Crear una prestación que incentive la inclusión social y laboral del beneficiario.

- Evitar la cronificación de los procesos de inserción.

- Mejorar la prestación y evitar posibles fraudes en su percepción.

Además, el anterior Decreto sólo regulaba el Ingreso Mínimo de Inserción, mientras que la nueva norma incluye también la Ayuda de Inclusión Social, completamente novedosa, y la Ayuda de Emergencia Social, que ya existía pero de forma independiente.

El Ingreso Mínimo de Inserción se concibe como una prestación destinada a personas que necesitan una intervención social para su inserción socio-laboral. Los beneficiarios cobrarán el 70% del Salario Mínimo Interprofesional, es decir, 50.484 pesetas en 2001. A esto hay que añadir la prestación familiar por hijo a cargo, fijada en la Ley General de la Seguridad Social en 4.035 pesetas/mes por hijo.

Para las personas cuyas características personales y/o sociales les impiden acceder a programas de inserción socio-laboral, se crean las nuevas Ayudas de Inclusión Social, como unas ayudas a la unidad de convivencia dirigidas fundamentalmente a la recuperación social. La cuantía de esta prestación es igual que la Pensión No Contributiva, que este año se ha fijado en 41.910 pesetas al mes. A esto hay que añadir un 10% más por cada miembro de la unidad de convivencia. Además, se permite el acceso a estas ayudas a quienes han agotado el Ingreso Mínimo de Inserción y a quienes se les ha retirado por incumplir sus obligaciones.

Finalmente, las Ayudas de Emergencia Social atienden a situaciones puntuales de urgente y grave necesidad, con el fin de prevenir, evitar o paliar situaciones de exclusión social.