2 de noviembre de 2007

El Gobierno regional ha aprobado el Decreto sobre derechos de tanteo y retracto de viviendas de protección pública de la Comunidad Autónoma de La Rioja. Este documento persigue un doble objetivo: Asegurar que la vivienda protegida cumple su función social durante el periodo de protección y es adjudicada a quién realmente la necesita y proteger al adquiriente de vivienda protegida evitando ventas fraudulentas con sobreprecios en dinero no declarado.

El Decreto regula los derechos de tanteo y retracto a favor de la Administración riojana y del Instituto de la Vivienda de La Rioja sobre las viviendas protegidas de cualquier régimen así como la obligación del propietario de comunicar la venta de las mismas.

Los derechos se ejercerán sobre segundas y sucesivas transmisiones intervivos de viviendas protegidas en régimen de alquiler y primeras transmisiones si existe denuncia del comprador. No se ejecutará el Decreto si las transmisiones son de cuota indivisa o la liquidación de bienes es por disolución matrimonial.

Estos derechos se podrán ejercer mientras dure la limitación del precio, y se inscribirán en el registro de la propiedad. El plazo para ejercer el tanteo es de dos meses desde la comunicación por parte del propietario o desde el conocimiento por parte de la Comunidad Autónoma; y si la Administración ejercita el pago, deberá hacerlo en un periodo de tres meses.

Una vez cumplido el tanteo y retracto, la vivienda se adjudicará entre el listado de solicitantes inscritos en el Registro de Demandantes de VPO.

Hasta ahora, este derecho de la Administración riojana se limitaba a la figura de régimen especial (viviendas más asequibles y con mayores ayudas). Con el nuevo Decreto, se regulan también transmisiones de viviendas protegidas de todos los regímenes tanto en propiedad como en alquiler.

Una vivienda de protección pública no podrá ser descalificada y vendida a precio del mercado hasta los 30 años. Algunas de las excepciones para que se pueda vender una VPO antes de la fecha de descalificación son: si es familia numerosa y necesita una propiedad de mayor tamaño, ejecuciones judiciales de préstamo, cambio de domicilio habitual, imposibilidad de hacer frente a los pagos o vivienda inadecuada para la unidad familiar.