2 de febrero de 2001

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto que establece las normas básicas que regirán la creación y funcionamiento de las Escuelas de Música y Danza en la Comunidad Autónoma de La Rioja con el fin de garantizar la calidad de la formación académica y profesional que en la actualidad se imparte en este tipo de centros.

Según la Ley de Ordenación General de Sistema Educativo existen dos tipos de enseñanzas musicales: la enseñanza reglada, dirigida a la cualificación de profesionales y que conduce a una titulación, y la enseñanza no reglada, orientada a la fomación -sin límite de edad- de las personas que deseen acercarse a la práctica y cultura musical, sin obtener titulación. Estas dos vías de formación se imparten a su vez en dos tipos de centros: los Conservatorios de Música y las Escuelas de Música de Danza.

El Decreto aprobado hoy regula la creación y funcionamiento de las Escuelas Específicas de Música y Danza, en las que las enseñanzas impartidas no conllevan la expedición de títulos con validez académica o profesional, aunque sí permiten expedir diplomas acreditativos de los estudios cursados por los alumnos.

Según esta norma, los objetivos de las Escuelas son fomentar el conocimiento y la apreciación de la música o la danza desde edades tempranas; ofrecer una enseñanza instrumental en el caso de la música y de movimiento en el caso de la danza, orientada tanto a la práctica individual como a la práctica colectiva; proporcionar una enseñanza musical complementaria a la práctica instrumental; fomentar en los alumnos el interés por participar en agrupaciones vocales e instrumentales o de danza; organizar actuaciones públicas y participar en actividades musicales de carácter aficionado; desarrollar una oferta amplia y diversificada de música y danza, así como orientar a los alumnos con especial talento y vocación hacia la enseñanza profesional.

Las Escuelas de Música y/o Danza, como centros educativos, deberán elaborar el Proyecto Educativo y Curricular, que recoja la línea pedagógica de la Escuela. Estos centros contarán con un equipo directivo, en el que figurará como mínimo un director, nombrado por la entidad titular. Las Escuelas de Música y/o Danza tendrán plena autonomía pedagógica y organizativa y el profesorado deberá poseer la titulación correspondiente al Grado Medio de Música o Danza, o titulación equivalente para las especialidades que requieran cualificación específica.

Para la creación y autorización de una Escuela de Música se necesitará un mínimo de cuatro profesores mientras que para una Escuela de Danza el mínimo será de dos profesores. Por lo que respecta a los alumnos, las aulas de las Escuelas de Música podrán contar con un máximo de 35 alumnos, mientras que en las Escuelas de Danza se permiten hasta 20 alumnos por aula.

Ambos centros podrán ser de titularidad pública o privada, aunque la apertura y funcionamiento de las Escuelas de titularidad privada estará sometida a autorización administrativa.

Esta norma contempla también la posibilidad de crear Aulas de música y danza en las zonas de escasa población de La Rioja. Estas Aulas estarán adscritas a una Escuela que marcará la línea pedagógica y para su funcionamiento será necesaria una autorización de la Consejería de Educación, Cultura, Juventud y Deportes.

Finalmente, el Decreto establece los requisitos mínimos en cuanto a las condiciones sanitarias y acústicas de las instalaciones, superficie de las aulas y materiales pedagógicos que deberán tener estos centros.