10 de mayo de 2013

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy un decreto que modifica la clasificación hotelera riojana para adaptarse a la normativa europea de Hotel Stars Union (HSU). Se trata de un proceso de adaptación incentivado por la Unión Europea, el Consejo Español de Turismo y la Secretaría General de Turismo, junto con la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), para la armonización de las normativas y legislaciones hoteleras.

El nuevo método mantiene la clasificación por estrellas, ya que según la Unión Europea se trata del mejor sistema para reflejar la competitividad y posicionamiento en el sector. La modificación afecta únicamente a los requisitos que deben cumplir los hoteles para obtener un determinado número de estrellas (cinco como máximo). Para ello, se pone en marcha un sistema de puntos con 208 criterios, mediante el que se otorga a los establecimientos diferentes puntuaciones en función de las características que cumplan.

Este sistema exige una puntuación mínima y garantiza al consumidor una categoría acorde a unos servicios. Además, permite añadir la distinción de ‘superior’, que ofrece al hotelero la posibilidad de diferenciarse.

Esta reforma se desarrolla como respuesta a las demandas del sector y con el objetivo de lograr un mercado único, en el que estén garantizadas la competitividad, la eficiencia, la seguridad así como los servicios al consumidor, ya que en un futuro cercano gran parte de Europa y toda España se regirán por este modelo.

Clasificación de los establecimientos

Los establecimientos hoteleros se clasifican en tres grupos:

  • Hoteles: establecimientos que ofrecen servicio de alojamiento turístico en unidades, con o sin servicios complementarios, que ocupan la totalidad de un edificio o parte independizada del mismo, constituyendo sus dependencias un todo homogéneo con entradas, ascensores y escaleras de uso exclusivo, además de reunir otra serie de requisitos mínimos. Su clasificación puede ir desde una hasta cinco estrellas como máximo. Además, los hoteles que reúnan ciertos requisitos pueden solicitar su especialización:
    • Hoteles-apartamento: como mínimo constarán de dormitorio, salón-comedor, baño o aseo y cocina.
    • Moteles: establecimientos situados fuera de los núcleos urbanos, con entradas independientes. Tienen que contar con dormitorio, cuarto de baño o aseo y garajes.
    • Hoteles balnearios: establecimientos situados en estaciones termales que oferten la utilización de aguas minero-medicinales o termales.
    • Hoteles familiares: ofertan instalaciones y servicios dirigidos especialmente a familias con niños.
    • Hospederías: establecimientos ubicados en edificios singulares, que forman parte de una iglesia o que son edificios con valor histórico-artístico, cultural o etnográfico.
  • Hostales: son establecimientos que ofrecen alojamiento en habitaciones, pero que por sus estructuras y características no alcanzan los niveles exigidos para ser catalogados como hoteles. En su clasificación, pueden contar con una o dos estrellas.
  • Pensiones: establecimientos que ofrecen alojamiento en habitaciones, pero que por sus estructuras y características no alcanzan los niveles exigidos para ser catalogados como hostales. No pueden acceder a ninguna estrella.

Precios y otros requisitos

Los precios de los alojamientos hoteleros se especificarán según el tipo de prestaciones que ofrezcan. En el caso de los hoteles con servicio de comedor podrán ofertar ‘pensión completa’, que incluirá la habitación y la pensión alimenticia. Además, los precios podrán oscilar en función de las instalaciones con las que cuente el hotel como: piscinas, aparcamientos, parques infantiles, instalaciones deportivas o columpios, entre otras.

El decreto aprobado hoy también refleja que la calidad de las instalaciones deberá estar en relación directa con la categoría que ostente el establecimiento y deberán conservarse en perfecto estado, cuidando especialmente las condiciones sanitarias y de seguridad de las dependencias.

Además, el texto especifica las condiciones que deben cumplir las instalaciones en relación con la iluminación, ventilación e insonorización; servicios sanitarios; calefacción, refrigeración y agua caliente; ascensores; vestíbulos; tipos de habitaciones; la adaptación de espacios para minusválidos; camas supletorias y cunas; espacios de comedores, cocinas, bares, cafeterías o restaurantes; servicio de recepción y conserjería; personal y servicio de desayunos.

Rutas o itinerarios susceptibles de ser declarados de Interés Turístico Regional Dado que el ámbito turístico pertenece al grupo de sectores de mayor proyección y capacidad de crecimiento en el futuro, el decreto aprobado hoy también contempla una nueva posibilidad de promoción y conservación de los recursos turísticos de La Rioja.

El texto amplía la declaración de Interés Turístico Regional a itinerarios y rutas que transcurran mayoritariamente por territorio riojano y posean recorridos que muestren e interpreten valores históricos, culturales, naturales, patrimoniales, artísticos o gastronómicos, que en sí mismo sean un recurso turístico.

Esta posibilidad supone una importante novedad para La Rioja, ya que hasta el momento se trataba de una denominación que solo correspondía a certámenes, fiestas o acontecimiento regionales que ofrezcan una especial relevancia turística o pongan en valor la cultura y las tradiciones populares riojanas.

Para poder obtener la denominación de Ruta o Itinerario de Interés Turístico Regional las propuestas deberán cumplir los siguientes requisitos:

  • Originalidad: que la ruta o itinerario contenga aspectos peculiares que la singularicen respecto a propuestas de otras localidades.
  • Tradición popular- Valor cultural o implicación de algún elemento como manifestaciones religiosas, artístico-culturales, gastronómicas o bienes de interés cultural.
  • Capacidad de atracción de visitantes de fuera de La Rioja.