30 de marzo de 2007

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el Decreto que regula el procedimiento para la autorización de nuevas oficinas de farmacia en el ámbito de la Comunidad Autónoma de La Rioja, con el objetivo de incrementar y mejorar la prestación de este servicio y ajustarlo a las necesidades de población de los municipios riojanos.

El Decreto, que desarrolla la nueva Ley de Farmacia de La Rioja, establece los criterios de valoración de méritos que se aplicarán en el procedimiento de apertura de una nueva oficina de farmacia, que estarán basados en principios de concurrencia competitiva, transparencia, mérito y capacidad.

Los cambios respecto a la normativa anterior (Decreto 14/1197, de 7 de marzo) son significativos, ya que con la aplicación de esta norma, aumentará el número de oficinas de farmacia que van a poder existir en La Rioja.

El Decreto permite la apertura en determinadas zonas donde anteriormente no se podía, por razones de cómputo poblacional. En concreto, destaca la posibilidad de abrir nuevas oficinas de farmacia en los nuevos sectores de expansión urbanística, así como en municipios denominados turísticos y zonas de montaña o especiales. Además, esta norma crea un nuevo sistema de imputación de habitantes por municipio, de forma que independientemente de la zona farmacéutica, para la apertura de nuevas oficinas de farmacia se considerará principalmente el número de habitantes de dicho municipio, con el objetivo de favorecer la apertura de nuevas farmacias en aquellas localidades donde haya mayor población.

Posibilidades a los recién licenciados

Por otro lado, el Decreto que se aprueba hoy introduce cambios en la baremación de los farmacéuticos solicitantes, con el fin de otorgar también posibilidades a los jóvenes recién licenciados. Así, ahora se contemplan cinco apartados puntuables: Méritos académicos, formación continuada, experiencia profesional, docencia e investigación y, por último, una prueba escrita voluntaria.

La nueva baremación otorga mucha importancia a la formación continuada, a los méritos académicos y también a la experiencia profesional, pero sin que esta última sea tan determinante como en el baremo anterior. La incorporación de la prueba escrita voluntaria pretende proporcionar más opciones a los farmacéuticos que se incorporan al mercado de trabajo y, al mismo tiempo, trata de fomentar la formación.

El texto que ha aprobado hoy el Gobierno ha sido consensuado con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de La Rioja, agentes sociales y ayuntamientos, que han dado su conformidad al mismo.

En la actualidad, hay 145 oficinas de farmacia abiertas en La Rioja y 43 botiquines farmacéuticos. La nueva norma permitirá, a medio plazo, un crecimiento del 10%.