31 de agosto de 2001

El Gobierno ha establecido, mediante un Decreto, las normas de supervisión de los libros de texto y otros materiales curriculares que deberán cumplirse para que puedan ser utilizados en los centros docentes, tanto públicos como privados, de enseñanza no universitaria de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Con la entrada en vigor de este Decreto, todos los libros de texto y demás material curricular que vayan a ser utilizados en los centros docentes riojanos deberán estar supervisados por la Consejería de Educación, Cultura, Juventud y Deportes. En esta tarea, que competía a la Administración central hasta que se transfirieron las competencias en materia educativa, la Consejería podrá solicitar el asesoramiento de personal técnico o especializado en las áreas o etapas correspondientes.

Para poder realizar la supervisión, las editoriales deberán depositar dos ejemplares de cada uno de los libros de texto y demás material en la Dirección General de Ordenación Educativa y Universidades antes del 1 de febrero de cada año.

Entre los principios que deberá respetar el material educativo, el Decreto destaca que los proyectos educativos en los que se integran los diversos libros y materiales curriculares cuidarán el adecuado tratamiento de los contenidos relativos a La Rioja, como son el conocimiento de su patrimonio cultural y natural y de los aspectos sociales, históricos y geográficos propios.

Por otra parte, el Decreto especifica que los libros destinados a los alumnos de Educación Infantil y del primer ciclo de la Educación Primaria podrán incorporar espacios en los que los alumnos puedan escribir o dibujar. Sin embargo, para el resto de las etapas educativas, se editará en formato independiente el material destinado al trabajo de los alumnos para no imposibilitar la utilización posterior del libro.

En este sentido, indica que los libros y materiales curriculares adoptados no podrán ser sustituidos durante un período mínimo de cuatro años, salvo cuando estuviera plenamente justificado, y que el material elegido para un determinado ciclo no podrá sustituirse hasta que los alumnos finalicen dicho ciclo.

La selección de los materiales que se utilicen en cada ciclo o curso y en cada área o materia, la realizarán los órganos que tengan atribuida tal competencia en los reglamentos orgánicos o normas de régimen interno de los centros educativos tanto públicos como privados. La dirección del centro comunicará dicha selección a la Inspección Técnica Educativa de la Consejería.

En el Decreto aprobado hoy, que se remitió en su fase de proyecto al Consejo Escolar y al Consejo Consultivo de La Rioja, se han recogido las sugerencias aportadas por la Asociación Nacional de Editores en libros y material de enseñanza.