4 de abril de 2007

El Gobierno de La Rioja convoca un año más las subvenciones destinadas a potenciar las acciones de desarrollo y ordenación de los bosques en zonas rurales que en esta ocasión presentan dos novedades significativas. Por un lado, el inicio de un nuevo período de financiación comunitaria (2007-2013) ha traído consigo que estas subvenciones, que hasta ahora se financiaban con cargo a Fondo Europeo de Orientación y Garantía Agrícola (FEOGA), se financiarán a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). La segunda novedad, beneficiosa para nuestra región, es que en esta nueva programación deja de tener efecto una decisión comunitaria por la que parte del municipio de Logroño y todo el municipio de Calahorra quedaban excluidos de estas ayudas. Así, desde este año, las actuaciones objeto de esta línea de subvenciones podrán realizarse en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

El presupuesto que la Dirección General de Medio Natural destina este año a las ayudas para el desarrollo y ordenación de bosques en zonas rurales asciende a 231.805,67 euros, de los que algo más de 42.600 irán para Ayuntamientos y el resto se destinarán a las subvenciones que se conceden a propietarios privados.

Los beneficiarios de estas ayudas son los titulares de los derechos de propiedad, arrendamiento, usufructo o posesión de superficies agrarias, bien sean personas físicas o jurídicas de derecho público o privado, agrupaciones forestales o entidades locales propietarias de terrenos o montes de libre disposición.

La convocatoria para este año propone siete líneas de ayudas:

- Fomento de restauración de riberas y zonas salinas.

- Plantación de chopos.

- Tratamientos selvícolas y contra las plagas en bosques.

- Trabajos y cuidados culturales en choperas

- Construcción y mejora de vías forestales

- Apertura o limpieza de cortafuegos y construcción de puntos de agua.

- Redacción de proyectos de ordenación y de planes técnicos de montes.

La finalidad general de estas subvenciones, reguladas a través de una Orden, es diversificar las actividades de la población rural agrícola, ofreciendo alternativas a su renta tanto en su explotación directa como en el empleo que genera la actividad forestal. Además posibilitan la planificación y mejora de la gestión y aprovechamiento de los terrenos forestales; fomentan las acciones preventivas contra incendios forestales y contribuyen a conservar y mejorar la biodiversidad.

Desde 2003, la Orden refuerza las medidas encaminadas a la mejora y restauración de los bosques de ribera para favorecer la diversidad de hábitats y especies. La norma establece que las actuaciones de plantación en terrenos colindantes con los cauces públicos deberán respetar una franja de cinco metros de ancho entre la plantación y el río para favorecer así la evolución natural de los sotos fluviales. Cuando no exista un soto natural en el terreno, sólo resultarán beneficiarios los solicitantes que realicen una restauración de la ribera del río. En consecuencia, la norma exige la creación de un soto, actuación que también es subvencionada a través de la Orden.

Los interesados en acceder a estas ayudas deben presentar sus solicitudes en el plazo de un mes desde la publicación de la convocatoria. Esta Orden se complementará con la Orden de Forestación de Terrenos Rústicos (agrícolas y no agrícolas), que se publicará próximamente y que incluirá ayudas para el establecimiento de plantaciones forestales productoras de trufa (encinas, quejigos y avellanos micorrizados).