30 de mayo de 2003

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy los Decretos por los que se concede la Medalla de La Rioja a la Asociación Contra el Cáncer y a la Asociación de Donantes de Sangre de La Rioja, de acuerdo con la Ley 1/2002, reguladora de los honores, Distinciones y Protocolo de la Comunidad Autónoma de La Rioja.

Esta Ley establece que la Medalla de La Rioja es el grado máximo de condecoración que puede otorgar el Gobierno a instituciones que, por sus actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico, literarias, culturales, artísticas, sociales, económicas, docentes, deportivas o de cualquier otra índole, hayan favorecido de modo notable los intereses públicos regionales.

Con la concesión de esta distinción, el Gobierno reconoce la importante labor solidaria y el fomento del voluntariado que llevan a cabo estas asociaciones de forma altruista en nuestra región.

La Asociación Española Contra el Cáncer de La Rioja, que celebra este año su cincuenta aniversario, surgió de forma paralela a la nacional y en 1963, su primer presidente, Santiago Quemada, creó la infraestructura provincial para obtener fondos destinados ayudar a los enfermos oncológicos y sus familias. A Santiago Quemada le han sustituido en el cargo Ricardo Sáenz de Santamaría y Divina López.

Su colaboración con el Gobierno de la Rioja comenzó en 1982 cuando el Ejecutivo regional acordó implantar el servicio de medicina nuclear y encargó a la Asociación realizar las gestiones para adquirir la bomba de cobalto. Al año siguiente, en 1993, esta entidad firmó un acuerdo con el Gobierno de La Rioja y el INSALUD, para llevar a cabo la campaña de screening de cáncer de mama.

La actual sede de la Asociación, ubicada en la calle García Morato de Logroño, se inauguró en 1994, año en el que se crearon los departamentos de psicología asistencial y prevención. En los años 1995 y 1996 se puso en marcha el programa "Vivir como antes" y el departamento de trabajo social.

En los últimos 5 años, las actuaciones más importantes que ha llevado a cabo la Asociación han sido la puesta en marcha de la Unidad de Cuidados Paliativos, gestionada en la actualidad por la Fundación Rioja Salud; la apertura del Piso de Acogida, hoy desaparecido; los servicios de asesorías médica y jurídica, y el estudio-proyecto del programa para la "Atención Integral a enfermos ostomizados y familias".

Por su parte, la Asociación de Donantes de Sangre de La Rioja, fundada en 1974, tiene como objetivo abastecer con donaciones altruistas las necesidades de sangre y hemoderivados a todos los centros hopitalarios de la Comunidad Autónoma de La Rioja y fomentar el espíritu de solidaridad y hermandad entre los diferentes estamentos de la sociedad riojana, sin discriminación alguna.

En la actualidad, la Asociación cuenta con 28.000 socios de derecho, 11.060 socios activos que aportan sangre, y 150 colaboradores. Su organización está basada en una Asamblea General, un Consejo Asesor, una Junta Rectora y una Comisión Permanente.

En 1978, dicha entidad fue declarada de Utilidad Pública por el Consejo de Ministros y en 1986 organizó las primeras jornadas nacionales sobre donación de sangre. Asimismo, en 1993 organizó el 14º Congreso Mundial de Organizaciones de Donantes de Sangre. En 1999, se le concedió el Mérito Nacional a la Donación de sangre, con motivo de la celebración del 25 aniversario de su fundación.

La Asociación de Donantes de Sangre desempeñó de 1999 a 2001 la Presidencia de la Mancomunidad de Asociaciones de Donantes de Álava, Guipúzcoa, La Rioja y Navarra. El año pasado se celebró el 25 aniversario de la Valvanerada, acto que esta Asociación organiza cada año.