4 de noviembre de 2005

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el proyecto de Ley de Pesca de La Rioja, un texto que es fruto de varios años de trabajo que han permitido hacer una norma a medida de la realidad piscícola riojana y aprovechar la experiencia de otras regiones que han ido promulgando su normativa de pesca.

La nueva Ley sustituye a la normativa estatal vigente, que había quedado obsoleta porque la competencia en pesca fluvial es exclusivamente autonómica y por la aparición de numerosa legislación sobre aguas, espacios naturales, flora o fauna, que afectaba a la pesca y que no se contemplaba en la antigua ley. Además, la propia concepción de la pesca ha cambiado en estos años, pasando de ser el mero aprovechamiento de un recurso natural a una actividad deportiva de ocio y disfrute de la naturaleza a la que todos tienen derecho, siempre que se garantice el aprovechamiento racional y sostenido de los recursos piscícolas y el mantenimiento de la biodiversidad.

Todas estas razones hacían necesaria la elaboración de una nueva Ley de Pesca. Entre los principios que han inspirado la redacción de este texto están la utilización ordenada y el aprovechamiento sostenible de los recursos piscícolas, la mejora de la calidad ecológica de nuestras aguas, la preservación de la diversidad genética, el fomento de la pesca deportiva y de la formación de los pescadores y el acceso garantizado, en igualdad de oportunidades, al aprovechamiento de los recursos piscícolas.

El mayor conocimiento de la realidad de nuestros ríos, y una idea de gestión que pretende mantener por igual la calidad de los ecosistemas acuáticos riojanos y el derecho de los ciudadanos a ejercer la práctica de la pesca, han tenido su reflejo en esta Ley que plantea dos clasificaciones de las aguas.

- Por un lado, las aguas se clasifican según su régimen de pesca en aguas libres, cotos, vedados y, la novedad, los refugios de pesca, donde esta actividad estará prohibida permanentemente dada la importancia de su fauna acuática desde el punto de vista biológico, científico o educativo.

- Paralelamente, el proyecto de Ley plantea una novedosa clasificación o zonificación de nuestras aguas en función del tipo de gestión a realizar en cada una de ellas:

1.- Aguas de gestión natural, en las que se incluyen las reservas genéticas y los tramos más naturales de nuestros ríos, en los que el aprovechamiento de las poblaciones estará supeditado a la conservación de sus excepcionales características ecológicas. Sólo se podrá pescar la productividad natural del río y están prohibidas las repoblaciones.

2.- Aguas de gestión sostenida, tramos que conservan poblaciones naturales de trucha relativamente prósperas, pero con una serie de condicionantes, normalmente infraestructuras o actividades humanas, que provocan mermas en la productividad de la especie. Aquí, gracias al proyecto que se está desarrollando en la piscifactoría de Brieva, se podrán reforzar los efectivos naturales con repoblaciones de truchas del propio río.

3.- Aguas de gestión artificial: en las que las poblaciones naturales son escasas, por lo que recibirán un aporte decidido de ejemplares procedentes de la acuicultura.

4.- Aguas de gestión intensiva: la gran novedad del texto legal. Aquí el aprovechamiento piscícola estará basado en la incorporación periódica de ejemplares adultos procedentes de centros de acuicultura y de longitud superior a la talla al mínima establecida legalmente. En general se aplicará en aguas de escasa capacidad biogénica, en las que sea difícil mantener de forma natural o sostenida una población aprovechable desde el punto de vista piscícola, o excepcionalmente en aguas donde se considere prioritaria la atención de la demanda de pesca.

En definitiva, con esta filosofía, el Gobierno de La Rioja ha tratado de conseguir un doble objetivo:

- Descongestionar la gran mayoría de los ríos riojanos, sobre todo las zonas más naturales, mejorando la calidad de su hábitat y enfocando la gestión de estas aguas hacia la búsqueda de la pureza de las especies piscícolas.

- Crear cotos intensivos en ríos o embalses de tamaño reducido para tratar de satisfacer, sin perjudicar al resto del recurso, la demanda de otra parte del colectivo de pescadores, que hasta ahora tenían que desplazarse a Comunidades limítrofes para practicar esta actividad.

Como resultado de las negociaciones y los contactos que se han mantenido con los diferentes colectivos relacionados con la pesca en el periodo de redacción de la Ley, la gestión de los cotos intensivos estará en manos de las Sociedades Colaboradoras de Pesca. Ellas podrán gestionar la pesca intensiva, y además verán aumentada la oferta de pesca en aguas artificiales.

Otras de las novedades incluidas en el proyecto de Ley de Pesca de La Rioja son:

Planificación obligatoria: En primer lugar, habrá un Plan General de Ordenación Piscícola de La Rioja que elaborará la Consejería y en el que se establecerán las bases fundamentales para el desarrollo de la actividad en toda la comunidad Autónoma. Junto a esto, cada coto deberá tener un Plan Técnico, elaborado por técnicos competentes en la materia y aprobado por la consejería. Finalmente, la Consejería elaborará también un Plan de Aprovechamiento Anual para las Aguas Libres, que se incluirá en la Orden Anual de Pesca.

Examen del pescador: quienes vayan a obtener la licencia de pesca por primera vez, y tampoco tengan certificado de aptitud expedido por otra Comunidad Autónoma, deberán pasar una prueba de aptitud (examen del pescador). Los menores de 12 años no tendrán que realizar esta prueba, pero deberán pescar acompañados por un adulto.

Pesca sin muerte: a diferencia de la legislación vigente, el nuevo texto contempla y regula esta modalidad de carácter marcadamente deportivo.

Vigilante de Pesca: La Ley establece que los cotos de pesca gestionados en régimen de concesión deberán contar obligatoriamente con un servicio de vigilancia propio o contratado. En este sentido, para facilitar el cumplimiento de este requisito, la norma crea la figura del Vigilante de Pesca, como agente auxiliar de la autoridad que podrá ejercer sus funciones en este tipo de cotos.

Régimen sancionador: La Ley actualiza las cuantías de las sanciones y contempla medidas de carácter "ejemplarizante" para conseguir una adecuada protección de nuestros ecosistemas fluviales, como la inhabilitación para disfrutas permisos de pesca en cotos, la imposición de medidas cautelares para asegurar que no se persista en la infracción o la inhabilitación para ejercer funciones de vigilante de pesca.