9 de julio de 2004

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Proyecto de Ley de Ordenación de la Actividad Comercial y las Actividades Feriales, cuyos objetivos principales son fomentar, ordenar y modernizar la actividad del sector. Para ello, se articulan tres instrumentos básicos: la creación de un Registro de Comerciantes y Actividades comerciales, la configuración del Consejo Riojano de Comercio y la puesta en marcha del Plan de Equipamientos.

Con la creación del Registro de Comerciantes se pretende corregir y evitar el intrusismo en el sector, contribuir a la definición de las políticas de ayudas públicas al sector comercial y facilitar el ejercicio de las funciones de control y tutela de los intereses públicos en el ejercicio de la actividad comercial.

El Consejo Riojano de Comercio será un órgano de participación de los colectivos interesados en la ordenación del sector, y el instrumento encargado de garantizar y defender los intereses generales que han de presidir la acción administrativa en materia de política comercial. El Consejo asumirá las funciones de la actual Comisión de Coordinación del Plan Estratégico del Comercio, entre las que se encuentran: emitir informes preceptivos y no vinculantes sobre las solicitudes de licencia comercial para el establecimiento o modificación de grandes superficies; informar sobre cambios de titularidad; emitir informes sobre los proyectos normativos de ordenación del comercio y de la actividad comercial; formular propuestas para el fomento y la mejora del sector comercial; informar en la elaboración y revisión del Plan de Equipamientos Comerciales de La Rioja.

Respecto al Plan de Equipamientos, tendrá como objetivos fundamentales lograr un nivel adecuado de equipamiento comercial y una correcta distribución territorial de los establecimientos; introducir de forma progresiva y armónica los nuevos sistemas de venta comercial; promover el movimiento asociativo competitivo comercial para la compra, promoción e inversión; proteger la libre competencia dentro de la defensa de la pequeña y mediana empresa; satisfacer las necesidades de los consumidores, protegiendo sus legítimos intereses; garantizar la seguridad, salubridad y demás condiciones de los establecimientos comerciales; contribuir a la creación de nuevos empleos alternativos y al mantenimiento de los ya existentes, y establecer los criterios y cuantificar las reservas de suelo para equipamiento comercial.

El proyecto de Ley se estructura en 6 títulos, integrados por 76 artículos. El Título I define el objeto y ámbito de aplicación de la Ley y distingue entre las distintas clases de actividad comercial.

El Título II establece la creación y regulación del Registro de Comerciantes y del Consejo Riojano de Comercio, y establece el régimen de los precios y el de los horarios comerciales. En este sentido, determina que el horario comercial será, como máximo, de noventa horas semanales. En cuanto a los domingos y festivos en los que los comercios podrán permanecer abiertos, serán, como mínimo, los dispuestos en la normativa estatal en cada momento vigente. La Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico determinará, previa consulta al Consejo Riojano de Comercio, el número de días festivos en los que el comercio podrá abrir cada año.

El Título III se dedica a la regulación de los equipamientos comerciales, mientras que el Título IV se refiere a la regulación de las modalidades específicas de venta.

El Título V ordena las actividades feriales y su funcionamiento, diferenciando entre: Ferias comerciales (dirigidas a un público profesional y con periodicidad establecida); Exposiciones comerciales o muestras (actividades feriales sin periodicidad establecida); y Ferias-mercados (celebradas con carácter periódico, dirigidas al público en general y en las que se admite eventualmente la venta directa con retirada de mercancía). El Título VI regula la actuación pública de fomento de la actividad comercial de acuerdo con varios principios: respeto a la libre y leal competencia y la defensa de los consumidores y usuarios, por una parte, y el desarrollo de una política de reforma de las estructuras comerciales encaminada a la modernización y racionalización del sector. En este mismo Título se regula la inspección y el régimen de infracciones y sanciones.

Por último, en las Disposiciones Adicionales, Transitorias y Finales del proyecto destaca la creación de la Tasa por tramitación de la licencia comercial específica -fijada en 6.024 euros-. Además, se establece un plazo de seis meses para la entrada en vigor de la Ley y un plazo no superior a un año para que el Gobierno elabore los Reglamentos que la desarrollarán. Del mismo modo, señala que el Plan General para el Equipamiento Comercial de La Rioja se aprobará en un plazo no superior a dos años.