16 de junio de 2000

El Gobierno de La Rioja ha aprobado esta mañana una propuesta de caudales ecológicos para los afluentes del Ebro a su paso por la Comunidad Autónoma de La Rioja. Dicha propuesta ha sido elaborada por la Dirección General de Medio Natural y, una vez que ha sido aprobada por el Consejo de Gobierno, se trasladará a la Confederación Hidrográfica del Ebro, CHE, que es el organismo competente para fijar los caudales ecológicos.

Por caudal ecológico se entiende el que debe circular por los diferentes cursos y tramos de un río, con un volumen mínimo de agua según la estación del año, para conseguir el desarrollo ecológico adecuado en cada tramo piscícola.

El documento aprobado hoy por el Gobierno de La Rioja culmina los estudios iniciados en 1997 por Medio Natural, en los que se han analizado, tramo por tramo, las principales características ecológicas y los condicionantes de los ríos riojanos. Los resultados de este trabajo han proporcionado información suficiente sobre el estado real de las comunidades biológicas de los ríos para así poder conseguir el desarrollo ecológico adecuado en cada tramo piscícola. Dicho documento de trabajo plasma también una serie de medidas de protección y establece unos caudales mínimos en los afluentes riojanos del Ebro con unos valores que permitirán corregir muchas de las deficiencias que existen en los ecosistemas acuáticos riojanos y que abrirán nuevas posibilidades de desarrollo para gran parte del área de montaña de La Rioja.

En La Rioja, uno de los problemas más graves se presenta en los tramos cortocircuitados por centrales eléctricas de antigua concesión, ya que no tienen fijados caudales ecológicos y afectan a decenas de kilómetros en los ríos Najerilla, Iregua y Oja, y algunos de sus afluentes.

Lo que el Gobierno de La Rioja pretende con esta propuesta inicial que presentará a la CHE es aprovechar los mecanismos que proporciona la legislación actual, y que están contemplados en el Plan Hidrológico y en la Ley de Aguas, para ir planificando racionalmente los recursos hídricos de los afluentes del Ebro a su paso por La Rioja.