9 de noviembre de 2001

El Gobierno regional ha aprobado hoy, mediante un Decreto, el Plan de Recuperación de la Perdiz Pardilla en La Rioja, que establece las medidas técnicas y administrativas y concreta las actuaciones necesarias para eliminar los riesgos y amenazas que pesan sobre esta especie, incluida en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Flora y la Fauna Silvestre en la categoría de "en peligro de extinción".

Para conseguir esos objetivos el Plan propone frenar el declive de la especie en la montaña riojana determinando su demografía y los principales factores que la condicionan y mejorando la capacidad de acogida del medio en todo su ámbito de aplicación, es decir, todas las zonas situadas por encima de los 1.300 metros localizadas en las sierras riojanas del Sistema Ibérico. De ellas, se consideran áreas de interés especial las situadas por encima de los 1.700 metros de altitud.

Por medio de este documento, el Gobierno de La Rioja pone en marcha todos los mecanismos para estabilizar la población de perdiz pardilla, cuya población actual es aproximadamente de unas 115 parejas, con el propósito concreto de conseguir un mínimo de 200 parejas reproductoras y consolidar su área de distribución en los 112 kilómetros cuadrados actuales, al menos durante cinco años.

En el Plan de Recuperación de la Perdiz Pardilla, que se desarrollará a lo largo de seis años por medio de programas operativos anuales y cuenta con un presupuesto estimado de 265 millones de pesetas (1,59 millones de euros), se evalúa y analiza la situación previa de esta especie, se establecen unos objetivos y se fijan las actuaciones de conservación, de seguimiento y control, y de investigación y divulgación que llevará a cabo la Consejería de Turismo y Medio Ambiente.

Las actuaciones de conservación están orientadas a mejorar el hábitat y la capacidad de acogida de los pastizales y matorrales para mantener los núcleos de población ya existentes y facilitar su futura expansión.

Las medidas más destacadas son la creación de mosaicos de matorrales y pastizales mediante desbroces en montes de utilidad pública; la puesta en cultivo de parcelas situadas en terrenos de zona de montaña de la Reserva Regional de Caza Cameros-La Demanda; el control del furtivismo y la mortalidad no natural, el establecimiento de una moratoria general de las repoblaciones de perdiz roja y pardilla, así como de las repoblaciones forestales, en las áreas de interés especial.

Las actuaciones de investigación persiguen incrementar el conocimiento de la especie, su distribución, abundancia, selección del hábitat y demografía. Para conseguir estos objetivos se pondrá en marcha un programa de seguimiento de las poblaciones riojanas con muestreos periódicos en las parcelas de control; la caracterización genética y un estudio de viabilidad poblacional que ayude a establecer las peculiaridades genéticas de la población riojana, que se encuentra situada en el límite de distribución europeo y mundial pero separada de los núcleos pirenaico y cantábrico.

Esta actuaciones se completarán con otras de carácter educativo, que se llevarán a cabo en los centro escolares y de divulgación, que intentarán sensibilizar e informar a la población sobre la situación de la perdiz pardilla en La Rioja y su problemática. Dichas actividades se dirigirán a todos los sectores de la sociedad riojana y, en especial a los distintos grupos sociales implicados en su conservación: cazadores, ganaderos, guardería forestal y municipios en los que se aplique el Plan.

La Consejería de Turismo y Medio Ambiente evaluará anualmente las actuaciones puestas en práctica y el cumplimiento de los objetivos previstos y en concreto la superficie de hábitat disponible, los conocimientos técnicos adquiridos y las mejoras en el hábitat.