19 de mayo de 2000

El Gobierno ha aprobado hoy el Decreto regulador de Alojamientos Turísticos en Casas Rurales en la Comunidad Autónoma de La Rioja con el fin de adaptar la normativa autonómica a la situación real de este sector y al sistema de calidad impulsado por la Secretaría de Estado de Turismo del Ministerio de Economía.

La principal novedad del nuevo Reglamento es la inclusión de la modalidad del alquiler completo de la casa rural, que permite conseguir mejores índices de ocupación que el alquiler por habitaciones, el único contemplado hasta ahora en la normativa riojana.

Este Decreto, consensuado con la Asociación de Casas Rurales de La Rioja (ASCAR), exige mayores condiciones de calidad en este tipo de establecimientos, tanto en lo referente a las instalaciones y el confort de la casa como a las características arquitectónicas del edificio. Por este motivo, contempla la desaparición de la antigüedad del inmueble -hasta ahora, para obtener la calificación se exigía que la casa tuviese una antigüedad igual o superior a 25 años-, mientras que apuesta por un edificio representativo de la arquitectura tradicional de la zona; excepcionalmente, puede autorizar su ubicación en edificios singulares.

Asimismo, establece para todas las casas rurales, en cualquiera de sus modalidades, un tiempo mínimo de prestación del servicio de ocho meses al año, entre los que deberán estar obligatoriamente julio, agosto y septiembre. Del mismo modo, el titular debe empadronarse y residir de forma continuada en el municipio en el que se ubique la casa.

El Reglamento introduce cambios en las instalaciones de la vivienda encaminados a mejorar el servicio y adaptarlo a la demanda de los usuarios. Concretamente, en las de alquiler por habitaciones obliga a disponer de un cuarto de baño por cada dormitorio y autoriza al titular de la casa a prestar el servicio de cena únicamente a las personas alojadas en ella.

Otras mejoras significativas son el aumento del tamaño de las habitaciones, un equipamiento mínimo exigido en los cuartos de baño o el incremento de la capacidad de las casas, que a partir de ahora pueden ofrecer 16 plazas máximas de alojamiento (cuatro más de lo que se se permitía hasta el momento), así como del número de plazas por titular, que puede alcanzar el máximo de 24.

Con el nuevo Decreto, el Gobierno de La Rioja pretende hacer más competitiva la oferta de alojamiento como una forma más de impulsar la promoción turística de La Rioja, sobre todo de las zonas más deprimidas, para que su dotación en infraestructuras esté a la altura de su potencial natural y cultural.