15 de abril de 2005

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el Decreto por el que se regula la homologación de cursos y la obtención de carnés de manipuladores-aplicadores de plaguicidas de uso fitosanitario, atendiendo al grado de peligrosidad que conlleva la utilización de los mismos.

Existen distintas normativas sobre productos fitosanitarios publicadas. De ellas, la más reciente es la Ley 43/2002, de Sanidad Vegetal, que establece que 'los usuarios y quienes manipulen productos fitosanitarios deberán cumplir los requisitos de capacitación establecidos, en función de las categorías o clases de los productos fitosanitarios'.

Dado que la aplicación de este tipo de productos puede entrañar riesgos, tanto para el aplicador como para los consumidores y, en general, para el medio ambiente, los aplicadores de plaguicidas de uso fitosanitario y el personal de establecimientos y servicios plaguicidas deben encontrarse debidamente capacitados y provistos del correspondiente carné de manipulador-aplicador.

Hasta ahora, esta materia estaba regulada en La Rioja por otro Decreto, el 13/1998, que regulaba la homologación de cursos y la obtención de carnés de manipulador-aplicador de plaguicidas en general, tanto de uso fitosanitario como de Salud Pública. La entrada en vigor del nuevo Decreto supone la derogación del anterior en lo que respecta a la homologación de cursos y obtención de carnés para aplicadores de productos fitosanitarios, atendiendo a la exigencia de la normativa comunitaria de distinguir convenientemente el control de los plaguicidas destinados a uso fitosanitario y aquellos otros destinados a uso ambiental o a seguridad alimentaria. Para éstos, se mantiene en vigor el Decreto 13/1998.

Desde el año 2002, se han expedido en nuestra Comunidad cerca de 5.000 carnés, una vez superados los correspondientes cursos, que tienen una duración mínima de 20 horas y unos contenidos que repasan conocimientos relativos a los plaguicidas, sus riesgos y peligrosidad, relación trabajo-salud y la protección del medio ambiente.

No obstante, es evidente que queda un buen número de personas relacionadas con la agricultura por acceder a esta formación y, por tanto al carné, y de hecho en la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico se han recibido demandas de Ayuntamientos riojanos para organizar cursos en sus municipios.

Como respuesta a estas demandas, la propia Consejería, a través de su empresa pública ECCYSA, viene impartiendo nuevos cursos desde el pasado mes de enero. Hasta ahora se han celebrado en Cervera (2), Alfaro (2), Cárdenas, Camprovín, San Millán, Santurde, Estollo, Santurdejo y Ocón. Y se van a impartir nuevos cursos en Bobadilla, Villarta-Quintana, Santa Eulalia, Grañón, Baños, Cañas y Sorzano.

Así, al sumarse los esfuerzos de Organizaciones Agrarias, Cooperativas y Asociaciones y la propia Consejería, se estima que en tres años más, todos aquellos que aplican fitosanitarios, profesionales o no de la agricultura, habrán obtenido el carné de aplicador-manipulador. Este año se calcula que se entregarán 1.800 carnés a otros tantos alumnos que hayan seguido los cursos.

El esfuerzo económico derivado de los cursos subvencionados por la Consejería de Agricultura ha ascendido en los años 2002, 2003 y 2004 a 375.000 euros.