27 de octubre de 2000

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto que regula la Comisión de Adopción, Acogimiento y Tutela, órgano colegiado dependiente de la Consejería de Salud y Servicios Sociales con facultades administrativas en materia de protección de menores, tal y como se contempla en la Ley 4/1998, de 18 de marzo, del Menor.

Entre las funciones de esta Comisión, que celebrará una sesión ordinaria mensual, destacan valorar la idoneidad de las personas que desean adoptar o acoger a un menor y formular las propuestas de adopción y acogimiento; proponer la selección de las personas idóneas tanto para adopción como para acogimiento y disponer los criterios técnicos para la determinación de dicha idoneidad e informar a los futuros padres en adopción internacional sobre la aprobación en la asignación de un niño. Además, propondrá al Consejero de Salud la declaración o el cese de las situaciones legales de desamparo de aquellos menores que pasen a ser tutelados y de los acogimientos familiares.

La Comisión estará formada por la Directora General de Servicios Sociales, Sagrario Loza, como Presidenta; el Jefe del Servicio de Infancia, el responsable de la unidad administrativa que gestiona los expedientes de protección de menores y un representante del equipo multidisciplinar que participe en la valoración de las solicitudes de adopción y acogimiento, como vocales, y una funcionaria adscrita al programa de menores, con voz y con voto, como secretaria.

En 1999 la Dirección General de Servicios Sociales intervino, a través del Servicio de Mujer, Infancia y Familia, en 30 acogimientos familiares administrativos acordados y 5 acogimientos familiares judiciales, 8 adopciones nacionales y 16 adopciones internacionales resueltas. En cuanto a la estricta protección del menor, 82 menores están tutelados por la Comunidad Autónoma y otros 46, en situación de guarda (por decisión judicial).

La Comunidad Autónoma desarrolla, como una de sus competencias exclusivas, la protección de menores con el fin de promover el desarrollo integral del menor, los cuidados y asistencia especial, y de prevenir las situaciones de riesgo o desamparo que se detecten.