19 de noviembre de 2010

La Fundación Tutelar de La Rioja ha convocado la contratación de la prestación de un programa de intervención socioeducativa en dos viviendas especializadas dirigido a personas mayores de edad sobre las que se sigue un procedimiento judicial de modificación de la capacidad, cuya guarda se haya encomendado por los Tribunales a la Fundación Tutelar de La Rioja.

El objetivo general del contrato es ofrecer un recurso residencial a estas personas, de modo que se les facilite una atención habilitadora global, con el propósito de mantenerlas activas en los ámbitos cognitivo, motriz y funcional, reeducando sus facultades deterioradas y procurando que sigan el tratamiento médico para, en definitiva, mejorar su calidad de vida.

Según el pliego de cláusulas, el presupuesto base de licitación es de 531.515,12 euros y el plazo total de ejecución es de 24 meses, con posibilidad de prórroga. Los interesados deben presentar sus ofertas antes del 7 de enero de 2011, a las 14.00 horas, en la sede de la Fundación Tutelar de La Rioja (C/ Jorge Vigón, 15. 1º izquierda).

Las dos viviendas, de 98 y 100 metros cuadrados, se encuentran en sendos edificios del centro de Logroño y tienen una capacidad total de nueve plazas, además de una plaza que se ocupará ante situaciones de emergencia o necesidad.

Las prestaciones se desarrollarán todos los días del año, de lunes a domingo, durante las 24 horas del día. Los servicios que se ofrecerán en las viviendas especializadas consistirán en la atención de las necesidades básicas de residentes, como alimentación, vestuario e higiene personal; apoyo y supervisión de las actividades de autonomía personal y doméstica; psicoeducación y educación para la salud; habilidades sociales; actividades de ocio y tiempo libre; e integración comunitaria.

Para la consecución de los objetivos, la intervención educativa de la empresa adjudicataria deberá basarse en la denominada ‘pedagogía de la vida cotidiana’, es decir, la educación más cercana a la actividad diaria, base del criterio de normalización e interacción social, centrada en las potencialidades y necesidades de las personas residentes.

La adjudicataria deberá contar con un equipo de profesionales que garantice la calidad del servicio. Para ello dispondrá, al menos, de dos educadores, ocho auxiliares técnicos educativos, una persona de apoyo a los técnicos y personal de suplencias.

Para la adjudicación del contrato se valorará el precio (55%) y el proyecto de funcionamiento (45%).