18 de diciembre de 2015

La Consejería de Fomento y Política Territorial dispondrá de un presupuesto de 1,1 millones de euros para contratar tres servicios para mejorar la conservación y aumentar la seguridad vial en la red de carreteras autonómicas, que se extiende a lo largo de 1.500 kilómetros. El Gobierno de La Rioja considera una prioridad el mantenimiento de las carreteras regionales para facilitar la circulación de los vehículos y contribuir a reducir la siniestralidad vial.

En primer lugar, se ha aprobado destinar 354.212 euros para los trabajos complementarios de limpieza y desbroce de cunetas en 2016. Este servicio refuerza la labor que lleva a cabo el personal propio de la Consejería y se acomete en primavera y verano, coincidiendo con las épocas del año en la que los municipios riojanos reciben la mayor afluencia de visitantes y turistas. Este contrato permite atender con mayor eficacia las peticiones que se reciben por parte de los ayuntamientos.

En segundo término, se ha autorizado destinar 147.155 euros al servicio de mantenimiento, durante 2016 y 2017, de las señales de tráfico luminosas que se encuentran en las travesías para, de esta forma, aumentar la seguridad en los tramos de las carreteras regionales que atraviesan el casco urbano de las localidades riojanas. Estas señales luminosas indican al conductor la obligatoriedad de reducir la velocidad, les advierte de la proximidad de centros escolares o de la cercanía de pasos de peatones elevados.

Por último, se dedicarán 655.015 euros a la instalación de reductores de velocidad durante el próximo ejercicio en las travesías de Alcanadre, Arnedillo, Bañares, Bergasa, Brieva de Cameros, Cañas, Grávalos, Entrena, Haro, Hornos, Lumbreras, Nalda, Nájera, Santa Eulalia, Ollauri, San Román de Cameros, Santo Domingo, Sotés y Ventas Blancas. Estos elementos, según se ha comprobado, resultan eficaces para reducir la velocidad de los vehículos a su paso por estas zonas tan transitadas por los viandantes en los municipios de La Rioja.