29 de junio de 2012

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el acuerdo marco para la implantación en La Rioja del Real Decreto 12/2012 del ámbito educativo, que el pasado cinco de junio contó con la aprobación de los sindicatos ANPE y CSIF.

La Consejería de Educación, Cultura y Turismo ha redactado este acuerdo con la finalidad de mantener la calidad existente en el sistema educativo y minimizar el impacto en la aplicación de las medidas educativas.

El acuerdo refleja que el número de alumnos por aula no se verá modificado y contempla el mantenimiento de las ratios actualmente vigentes, 25 alumnos en Educación Infantil, 30 en Secundaria y 35 en Bachillerato. Además, limita el posible aumento en circunstancias que lo requieran al 10% del número máximo de alumno por aula.

En cuanto a la moratoria de aplicación del Real Decreto 1147/11, que establecía que los grados Medios y Superiores de Formación Profesional pasarán de 1.400 a 2.000 horas, en los centros en los que ya se viene aplicando esta modificación se mantendrá en el curso que viene, aunque en el resto se hará uso de la flexibilidad que permite el Decreto y que autoriza su puesta en marcha en el curso 2014-2015.

Entre otras medidas, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte fija en 20 el mínimo de períodos lectivos semanales, y en el caso de La Rioja se han acordado diferentes medidas en función de los niveles educativos, teniendo en cuenta que según el Real Decreto Ley 14/2012, a partir del 1 de septiembre todos los funcionarios públicos tendrán una jornada semanal de 37 horas y media.

En el caso de Educación Infantil y Primaria, la medida no supondrá ninguna alteración del horario lectivo del profesorado, que actualmente es de 25 horas, a las que se suman 4 horas más de permanencia en el centro y ocho horas y media de libre disposición para la preparación de actividades, perfeccionamiento profesional o cualquier otra actividad pedagógica.

En Educación Secundaria y Enseñanzas de Régimen Especial, se aplicará el mínimo de 20 períodos lectivos semanales, pasando de 18 a 20. La parte proporcional de este incremento no se aplicará a los equipos directivos de los IES, que seguirán cumpliendo los mismos periodos lectivos que hasta ahora, como reconocimiento a la carga de trabajo que supone la organización de los centros.

De esta manera, los profesores tendrán un horario que constará de 20 períodos lectivos y 8 períodos semanales para la realización de actividades complementarias, como guardias en los centros, en las bibliotecas, preparación de clases o prácticas de laboratorio, colaboración con departamentos del centro, etcétera. Asimismo, se contempla la posibilidad de disponer de 4 horas y 20 minutos mensuales para la representación en claustros y consejos escolares. El resto de horas hasta completar las 37,5, queda a libre disposición de los profesores para la preparación de actividades docentes, perfeccionamiento profesional o cualquier otra actividad pedagógica complementaria.

El acuerdo contempla que cuando sea necesario, por necesidades de organización horaria de los centros, los profesores podrán desempeñar, excepcionalmente, hasta 22 períodos lectivos. Esta situación puede darse porque no todos los profesores pueden tener el mismo número de periodos lectivos, ya que cada asignatura tiene un número determinado de horas y es necesaria esta flexibilidad para la organización de los centros.

Cada Centro Rural Agrupado (CRA), tendrá una aplicación específica de las medidas, con el fin de hacer frente a sus dificultades de organización, derivadas de la dispersión geográfica de sus alumnos y profesores, por lo que se podrá reconocer un periodo complementario en los casos en los que la distancia a la cabecera sea superior a 50 kilómetros y los apoyos oportunos.

Asimismo, podrán eliminar un período lectivo más los profesores que participen en los desdobles de conversación de lenguas extranjeras y prácticas de laboratorio de Ciencias Naturales, Física y Química; los períodos lectivos de los profesores pasarán de cuatro a cinco. Una iniciativa que apoya la formación práctica y la importancia de los idiomas, un pilar fundamental en el sistema educativo riojano.