27 de julio de 2012

El Gobierno de La Rioja destinará 34.200 euros a dos convenios para la atención a alumnado con necesidades especiales, cuyo objetivo es asegurar la debida atención a todos los estudiantes riojanos y conseguir los mejores resultados académicos posibles.

El primero de los convenios, destinará 19.200 euros a la Universidad de La Rioja para que desarrolle el programa de atención educativa al alumnado con mayor capacidad, interés y motivación para aprender mediante el enriquecimiento extracurricular.

La Consejería de Educación, Cultura y Turismo firmará este acuerdo con el objetivo de llevar a cabo las acciones necesarias y aportar los recursos que permitan asegurar la atención a los alumnos con mayor capacidad, interés y motivación, además de garantizar que reciben el apoyo educativo necesario para que alcancen el máximo desarrollo de sus capacidades.

Gracias a este convenio, se podrá detectar al alumnado con más capacidad y valorar de forma temprana sus necesidades para adoptar planes de actuación adecuados a cada situación concreta.

Esta colaboración con la Universidad de La Rioja permitirá mejorar la atención al alumnado de segundo ciclo de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria y Bachillerato que presente una necesidad específica de apoyo educativo, a través de proyectos de investigación, programas de enriquecimiento extracurricular y mediante la realización de cursos de formación.

Por otra parte, el Ejecutivo regional destinará 15.000 euros a la Asociación FARO para la atención educativa complementaria a alumnos desescolarizados por motivos de enfermedad.

La Asociación FARO, dedicada a apoyar a familiares y amigos de niños con cáncer, ayudará mediante este convenio a garantizar el derecho a la educación de quienes no puedan asistir de modo regular a los centros docentes, por lo que la asociación se encargará de desarrollar una oferta adecuada de educación a distancia o de apoyo y atención educativa específica.

Esta asociación tiene como objetivo contribuir al aumento de las expectativas de vida de los niños con cáncer, promoviendo la protección y el cuidado de los menores y de sus familias en los aspectos sociales, económicos, educativos, psicológicos, médicos y asistenciales.

Con este convenio, FARO trabajará, además, el apoyo educativo domiciliario y la posterior reincorporación al centro, cubriendo tanto las necesidades educativas relacionadas con los aspectos curriculares, como las necesidades de tipo afectivo y personal.

Gracias a la aportación del Gobierno regional, FARO asignará personal cualificado que desarrollará con cada alumno un plan concreto de intervención, adaptado a sus características y necesidades personales. Además, este colectivo proporcionará las orientaciones precisas para la intervención domiciliaria al profesorado asignado por la Consejería de Educación, asegurando la coordinación entre la familia y el centro.