11 de marzo de 2005

Un año después de la mayor barbarie terrorista sucedida en la Historia de la Democracia de España, que se saldó con la muerte de 192 inocentes, con cientos de heridos y con el desgarro emocional de familiares y la conmoción de la sociedad española e internacional, el Gobierno de La Rioja quiere reiterar su adhesión a los principios bajo los que manifestaron su desolación y dolor los riojanos: "Con las víctimas, con la Constitución, por la derrota del terrorismo", con el convencimiento de que, en la medida en que ahondemos en ellos, estaremos avanzando en la construcción de una sociedad más libre y segura donde sea posible vivir en paz y sin la amenaza del chantaje de los violentos.

Esta fecha de amargo recuerdo ha sido declarada por el Parlamento Europeo Día Internacional de las Víctimas del Terrorismo, y como tal la conmemoramos, honrando su memoria y manteniendo vivo su recuerdo para que su sufrimiento no resulte estéril y para que los crímenes y los criminales no queden impunes.

Las víctimas merecen todo nuestro respeto, nuestra solidaridad, consuelo, apoyo y ayuda, así como nuestra atención para que su voz no sea silenciada, para que su voz movilice nuestras conciencias y refuerce nuestro compromiso con los principios de convivencia en libertad y democracia que los asesinos trataron vanamente de destruir.

En este año transcurrido desde el atentado en el corazón de Madrid y de los españoles, las víctimas y sus familiares nos han ofrecido un valioso ejemplo de fortaleza moral y de coraje cívico, de serenidad y de dignidad, un ejemplo portador de valores del que los españoles debemos aprender. Necesitamos su testimonio, su presencia, para que nos recuerden constantemente la injusticia que se les ha inflingido y tratar así de repararla, necesitamos su estímulo para no bajar la guardia ante una amenaza de la que nadie estamos libres y que no entiende de fronteras ni de nacionalidades.

Las víctimas del terrorismo piden firmeza democrática. Solicitan que la magnitud de su sufrimiento marque la medida de nuestra respuesta hacia los terroristas para neutralizarlos y poner fin a sus execrables acciones y a su locura de fanatismo e intolerancia. Reclaman que no se vuelva a repetir una tragedia similar, que el sufrimiento no vuelva a castigar a más inocentes. Y a nosotros, a todos los españoles, pero muy especialmente a las fuerzas políticas y a las instituciones democráticas, nos corresponde dar respuesta a sus demandas, con la certeza de que así estaremos construyendo una sociedad más libre y segura.

Por ello, la conmemoración del 11-M no debe convertirse en una mera fecha de recuerdo, sino en un motivo para la reflexión y la exigencia.

El mayor tributo que podemos rendir a las víctimas es esclarecer la verdad de lo sucedido, investigar en todos los frentes y con todos los medios a nuestro alcance para identificar a los autores materiales de la masacre terrorista de Madrid, a sus cómplices e instigadores.

Es preciso que utilicemos todos los instrumentos que la Democracia pone en nuestras manos para perseguir a los violentos de cualquier signo, por la vía judicial y policial, sin darles tregua y sin caer en la tentación de dialogar con ellos o con sus encubridores, ya que así sólo se consigue ofrecerles esperanzas y argumentos que en nada ayudan al fin de sus crímenes. Hay que combatir a los terroristas dentro de la Ley, con el mayor acuerdo, colaboración y eficacia posible.

Debemos reforzar la coordinación policial y estrechar nuestra colaboración con las fuerzas de seguridad de otros Estados para incrementar nuestra eficacia en la lucha contra el terrorismo.

En definitiva, es preciso ser más fuertes que los terroristas para derrotarlos y liberarnos de su odio ciego y asesino.

Este es el llamamiento que quiere hacer el Gobierno de La Rioja en un día como el de hoy, mostrando nuestro agradecimiento al apoyo y compromiso de la sociedad española, y en concreto de la sociedad riojana, a favor de la libertad con respuestas firmes y serenas. Este Gobierno rinde homenaje a todas las víctimas del terrorismo con su trabajo diario. Hoy nuestro pensamiento y sentimientos están con las víctimas, a su lado, sufriendo con ellas y defendiendo su misma causa de convivencia en paz y libertad, como siempre ha sido.