27 de marzo de 2013

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el decreto por el que se modifica la cartera de servicios y prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales de La Rioja, cuya finalidad es adaptar las normas riojanas en materia de Dependencia a la normativa nacional vigente desde el pasado 13 de julio. Además, según ha explicado el consejero de Salud y Servicios, José Ignacio Nieto, el decreto introduce medidas de racionalización para seguir garantizando que los servicios y prestaciones del sistema llegan a todos aquellos riojanos que lo necesitan.

El nuevo decreto ha pasado por todas las entidades vinculadas a la prestación de servicios sociales de la Comunidad, incluyendo el Consejo de Servicios Sociales, donde fue aprobado por todos sus representantes. En todo este proceso, se han presentado 39 alegaciones al decreto, de las cuales han sido aceptadas 19.

Novedades

Las principales novedades del decreto se centran en la adaptación de la ayuda a domicilio a las necesidades reales de los usuarios, la implantación de dos nuevos requisitos para acceder a la figura de cuidador familiar, la mejora del sistema de incompatibilidades entre servicios y prestaciones, y la no aplicación del plazo suspensivo máximo de dos años en el pago de la prestación para cuidados en el entorno

Respecto a los requisitos para ser reconocido como cuidador, José Ignacio Nieto ha explicado que será obligatorio que el cuidador conviva en el mismo domicilio que la persona en situación de dependencia y que lo haya hecho durante un periodo previo de seis meses a la fecha de la presentación de la solicitud de la prestación. Además será preciso demostrar que no se cuenta con un trabajo a tiempo completo. Lógicamente, las exigencias se incrementan en función del grado de dependencia de la persona a cuidar; es decir, si es un dependiente moderado, un gran dependiente o un dependiente severo.

Por otra parte, y aunque el decreto riojano incorpora de la norma nacional el concepto de incompatibilidad, en La Rioja se podrán mantener varias prestaciones. En este sentido, José Ignacio Nieto ha explicado que el propio decreto nacional ofrece esta posibilidad, siempre y cuando sea a cuenta de la Comunidad y no del Estado, y ha destacado que la compatibilidad entre determinadas prestaciones se seguirá manteniendo gracias a la aportación adicional del Ejecutivo riojano.

El consejero de Salud y Servicios Sociales ha recordado que esta disposición no ofrece una variación significativa respecto a lo que ocurría antes, dado que desde 2007 la aportación del Gobierno regional ha permitido que en La Rioja se pudieran abonar la mayor parte de las prestaciones que contiene la Ley de Dependencia. A modo de ejemplo, ha indicado que en 2012 el esfuerzo en Dependencia por habitante en La Rioja fue asumido por la Administración central en un 16,2%, mientras que el Ejecutivo riojano afrontó el 83,79% restante.

Para el Gobierno de La Rioja, según ha explicado, el Sistema Riojano para la Autonomía Personal y Dependencia apuesta por la prestación de servicios por entidades y profesionales, "lo cual contribuye a consolidar el propio sistema y, al mismo tiempo, permite generar empleo y riqueza a través del tercer sector". Por ello, ha aclarado que se primará la prestación del servicio por encima de la económica, aunque determinadas ocasiones y siempre que resulte beneficioso para la persona dependientes, se optará por una atención mixta (profesional-familiar).

José Ignacio Nieto ha indicado también que la nueva norma adapta la Ayuda a Domicilio a las necesidades reales expresadas por los usuarios. Así, ha explicado que la anterior normativa nacional ofrecía hasta un máximo de 90 horas al mes de Ayuda a Domicilio, "una cantidad que superaba con mucho las peticiones que sobre este servicio realizan los usuarios". En cambio, el nuevo decreto nacional fija el máximo de intensidad en Ayuda a Domicilio en 70 horas, "una cifra mucho más cercana a la demanda de los usuarios y que permite a la Administración ser más eficaz y llegar a más personas".

Otras novedades del decreto son la extensión de la asistencia personal a todos los grados de dependencia -hasta ahora se limitaba al Grado III- y el mantenimiento de las intensidades en el servicio de ayuda a domicilio a las personas que a la entrada en vigor de este decreto tuvieran reconocido grado y nivel de dependencia conforme a la normativa anterior.

En definitiva, el consejero de Salud y Servicios Sociales ha considerado que este decreto "es un paso importante en el difícil reto de mantener el actual sistema de prestaciones y servicios sociales, en el que resultaba esencial la realización de reformas mínimas para garantizar que el servicio llegue a aquellos ciudadanos que lo necesitan, de forma eficaz y prestado por personal cualificado y capacitado para ofrecerlo". Consejería de Administración Pública y Hacienda