19 de diciembre de 2003

El Consejero de Presidencia y Acción Exterior ha presentado al Gobierno en su reunión de hoy el borrador del Plan Director de Cooperación para el Desarrollo de La Rioja, cuyo texto definitivo deberá ser aprobado por el Parlamento de La Rioja una vez recibido el informe preceptivo del Consejo Regional de Cooperación.

El Plan, que se ha presentado esta semana al Consejo Regional de Cooperación, es una de las herramientas establecidas en la Ley 4/2002 de Cooperación para el Desarrollo para planificar las actuaciones que se llevan a cabo desde la Comunidad de La Rioja en este área con el objetivo de mejorar la calidad de las mismas y asegurar que tienen un impacto positivo.

El Plan, que contará con un presupuesto previsto de 10.426.549 euros para el período 2004-2007, fija los cuatro grandes criterios que deben guiar la cooperación riojana: que mejore efectivamente la vida de las personas a las que va dirigida, que integre capacidades y recursos de toda la sociedad riojana, que asuma los compromisos de la sociedad internacional en el lucha contra la pobreza y que apueste por una gestión basada en resultados.

Del mismo modo, define tres ejes transversales que deben estar presentes en todas las iniciativas promovidas por la Comunidad de La Rioja: la erradicación de la pobreza, la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres y la sostenibilidad medioambiental.

Por otra parte, determina los seis sectores en los que trabajará de forma prioritaria la cooperación riojana: educación, salud, infraestructuras productivas, infraestructuras básicas, desarrollo cívico y sensibilización.

En cuanto a las áreas geográficas de actuación, el Plan señala los países americanos con mayor índice de pobreza y en los que ha venido desarrollando actuaciones La Rioja y, en concreto, El Salvador, Guatemala, Nicaragua, Honduras, República Dominicana, Bolivia, Ecuador, Perú, Colombia y Argentina.

Para conocer los resultados de las acciones de cooperación que se lleven a cabo, el Plan fija cuatro objetivos específicos y, en cada uno de ellos, una serie de indicadores que permitirán medir el grado de avance que se ha alcanzado.

Los objetivos específicos son mejorar el nivel de vida de las poblaciones beneficiaras, desarrollar la capacidad y autonomía de las regiones y países, fortalecer las estructuras democráticas y crear una cultura de la solidaridad en La Rioja para conseguir una mayor implicación de los ciudadanos en las acciones de cooperación.

Por último, indica que la cooperación riojana puede materializarse en acciones de colaboración científico-técnica y/o económico-financiera, en actuaciones de ayuda humanitaria y de emergencia o en medidas que fomenten la educación para el desarrollo