22 de junio de 2012

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente va a invertir 68.355 euros en el proyecto de recuperación de las pozas de Arnedillo que, en concreto, afectará a la zona que tuvo que cerrarse al público el verano pasado tras detectarse ciertas deficiencias que afectaban al estado de las aguas termales.

El proyecto ha sido redactado desde la Dirección General de Calidad, y se prevé que los trabajos de adecuación del espacio se inicien la próxima semana aprovechando el momento del estiaje y la existencia de un menor caudal de agua. El plazo de ejecución será de unos 40 días.

Fue el pasado 2 de agosto cuando el Ayuntamiento de Arnedillo decidió cerrar al uso público el primer grupo de pozas, una vez que se detectaron en sus aguas una menor temperatura, un color cada vez más turbio, malos olores y presencia de suciedad. Tras estudiar el origen del problema, y realizar diferentes trabajos para garantizar el funcionamiento de las pozas, se ha diseñado el plan de actuación.

En concreto, las obras que se llevarán a cabo en las pozas de Arnedillo comprenden una serie de actuaciones como son: la restauración de la escollera perimetral de protección, la limpieza del fondo de las pozas y aporte de garbancillo, la reparación lateral de las pozas, la demolición y posterior reconstrucción de la captación de agua termal, la reparación parcial de la acequia de riego y la construcción de un desagüe.

Otras actuaciones

Con el objetivo de promover un turismo sostenible basado en el termalismo y en la riqueza de los recursos naturales, el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Arnedillo acordaron en el año 2002 ordenar el espacio del río Cidacos a su paso por este municipio y dotar de un saneamiento integral las zonas popularmente visitadas debido a las surgencias de sus aguas termales. De este modo, se buscaba un mejor aprovechamiento de este recurso y compatibilizar la actividad termal con la preservación del uso de las huertas tradicionales sitas en el ‘Paraje de La Isla’.

Desde el año 2003, la Dirección General de Calidad ha ejecutado distintas obras de adecuación de la zona como la construcción de un colector general de aguas residuales y una depuradora a través del Consorcio de Aguas y Residuos, la adecuación de la ribera y las pozas termales en el río Cidacos, y la construcción de un paseo de ribera que diera acceso a las pozas de agua termal y a los huertos de ocio de la zona. Al mismo tiempo, se crearon diferentes grupos de pozas conectadas entre sí y se dotó a estas infraestructuras de una gran solidez para que fueran lo más seguras posibles, con el fin de convertir una zona deteriorada en un espacio turístico que aproveche los recursos naturales de la zona.