El Gobierno de La Rioja autoriza un gasto de un millón de euros para licitar las obras de restauración del castillo de Leiva

El Gobierno de La Rioja ha autorizado hoy un gasto de 1.092.034,36 euros para que la Consejería de Educación, Cultura y Deporte convoque el concurso y licite las obras de refuerzo de la cimentación y los muros del castillo de Leiva. El gasto se distribuirá en dos anualidades: 819.025 euros para este año y los 273.008,59 euros restantes para 2010.

Esta actuación en el castillo de Leiva está incluida en el programa del 1% Cultural, tal y como formalizaron el Consejero de Educación, Cultura y Deporte, Luis Alegre, y la Ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en un convenio suscrito el pasado mes de julio. Según se acordaba en ese acuerdo, el Gobierno de La Rioja debía licitar las obras por el importe total de la misma.

La financiación de la obra, según se regula en el acuerdo firmado, corresponde al Ministerio de Fomento en un 75% (819.025 euros) y al Gobierno de La Rioja en el 25% (273.008,59 euros).

Intervención en el castillo de Leiva

Esta actuación consistirá en el refuerzo de la cimentación y los muros de este castillo gótico construido en el siglo XV. En concreto, la intervención prevista en esta fortaleza incluirá el apuntalamiento de los forjados y de los muros del castillo, además de la recuperación de los volúmenes y la sustitución de los sillares.

El refuerzo se realizará en los forjados de la planta primera y segunda, así como de los cuatro muros perimetrales del castillo y dos de las torres (noreste y sureste), incluyendo el apuntalamiento de los huecos en dichos muros.

El deterioro que sufre la piedra es uno de los principales problemas del castillo de Leiva, principalmente en la parte baja de los muros. Por ello, una de las actuaciones será la sustitución de sillares estropeados o reparados con otros materiales, como ladrillo u hormigón, por otros extraídos de cantera.

Adicionalmente a la sustitución de sillares, se realizará un proceso de impermeabilización del terreno bajo la cimentación de los muros, para evitar el futuro deterioro de los muros por la humedad.