17 de octubre de 2014

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy el proyecto de Ley del ejercicio físico y del deporte de La Rioja, que se remitirá al Parlamento riojano para su tramitación reglamentaria.

Hay que recordar que el borrador de la nueva Ley fue remitido a todas las instituciones, entidades y administraciones vinculadas al deporte y/o al ejercicio físico. Además, se han mantenido reuniones con todos los colectivos que podían verse afectados por la nueva normativa con el objetivo de que conocieran el contenido de la norma, hacerles partícipes de las novedades y, especialmente invitarles a realizar aportaciones, propuestas y sugerencias que enriquecieran y añadieran valor a la norma.

De esta forma, el texto cuenta con un amplio consenso social, principalmente en aquellos aspectos más novedosos de la Ley que, finalmente, comprende más de 200 artículos, y supone una modificación de la actual legislación deportiva regional, vigente desde 1995 (Ley 8/ 1995 del 2 de mayo).

El objetivo de esta Ley es que la regulación y el tratamiento normativo se adecuen a la actual realidad del deporte que ha vivido una importante evolución en los últimos años que ha afectado tanto a su organización como a la práctica deportiva, además se han modificado las necesidades y retos que afronta el deporte por lo que es necesario una Ley que garantice y dé respuesta a todas las cuestiones del ámbito del ejercicio físico y del deporte.

En primer lugar, las leyes que regulaban la actividad deportiva en nuestro país se centraban excesivamente en el ámbito federativo, cuando en la actualidad el 70% de la población que asegura practicar deporte alude a razones de salud y se encuentran al margen de estamentos federados. En este sentido, la nueva Ley introduce el concepto de ejercicio físico junto con el de deporte.

Este nuevo enfoque viene a dar cobertura al movimiento deportivo ‘popular’ con la creación de la habilitación deportiva que pretende, a menor coste que la licencia federada, aportar un seguro de responsabilidad civil y de accidentes a quien la tenga, así como facilidades para la participación en eventos deportivos. Esta habilitación será expedida por la federación correspondiente, siendo este uno de los nuevos ámbitos de actuación de la federación.

La Ley pretende no perder de vista la nueva práctica deportiva, menos institucionalizada (práctica libre de recreación y ocio o práctica popular), por lo que resulta necesario garantizar que se realiza en condiciones de seguridad. Para ello, el texto regula a los profesionales que dirigen dicha práctica y a los organizadores, además de tener en cuenta la seguridad en los equipamientos e instalaciones deportivas.

De esta manera, se regulan las profesiones y las titulaciones necesarias para ejercerlas, se establecen los requisitos para la organización de actividades deportivas más allá del ámbito federado, e igualmente se regulan los requisitos de mantenimiento de instalaciones y equipamientos deportivos. Sin olvidar la regulación de reconocimientos médicos y asistencia sanitaria obligatoria durante la práctica deportiva.

Otra novedad es que se fomentan de forma prioritaria las actividades asociadas a la locomoción (nadar, andar, correr, montar en bici, etc), entendiendo que su práctica supone una mejora importante de la salud de quiénes las practican. En este caso, se siguen las directrices marcadas desde la Unión Europea en materia de actividades físicas.

Además, se define y se concreta un modelo de financiación del deporte, ayudas públicas e incentivos privados, y se introducen criterios sociales deportivos en la contratación pública cuando ésta tenga un objeto vinculado al deporte. Por otro lado, se establece el reconocimiento empresarial deportivo, como premio a las empresas que patrocinen a cualquier entidad o deportista riojano.

La norma insiste en la conveniencia de aprovechar la estructura federada para organizar el ámbito del deporte, aunque considera necesario una adaptación a la realidad. Para ello propone cambios y ajustes en esta estructura para configurar un modelo deportivo más moderno y ágil. Se regula el control de gestión de las federaciones lo que supone que el tesorero-interventor deberá informar de todos los gastos, se establecerán instrucciones de contratación, se crearán obligaciones del Código del Buen Gobierno y una central de compras para racionalizar los servios.

Por último, se creará la federación polideportiva como entidad con personalidad jurídica propia, con el objetivo de integrar modalidades deportivas sin músculo suficiente para tener una propia.