23 de junio de 2000

El Gobierno de La Rioja ha aprobado en su reunión de hoy el Anteproyecto de Ley de Saneamiento y Depuración de Aguas Residuales de La Rioja, cuyo objetivo es proteger el estado de las aguas superficiales y subterráneas en todo el ámbito territorial de la Comunidad Autónoma a través de las actuaciones de todas las Administraciones locales con competencias en esta materia, que contarán con la cooperación del Gobierno regional.

El Anteproyecto de Ley, que se remitirá al Parlamento de La Rioja para su debate y aprobación definitiva, es una norma eminentemente técnica que tiene en cuenta la legislación nacional en esta materia (Ley 29/85 de Aguas) y que resolverá los problemas e insuficiencias de nuestra región en depuración de aguas. El texto consta de 6 capítulos, 13 artículos, 5 disposiciones adicionales, 5 disposiciones transitorias, 3 disposiciones finales y una disposición derogatoria única.

En el Capítulo primero, que consta de tres artículos, se establecen los mecanismos generales de dirección, planificación y ejecución mediante los cuales el Gobierno garantizará el cumplimiento de las normas de calidad y los objetivos ambientales en materia de aguas. Además, en este capítulo se definen los alcantarillados, colectores generales, instalaciones de depuración, sistemas de saneamiento individual y vertidos de aguas residuales domésticas y no domésticas.

El Capítulo segundo enumera las competencias de la Comunidad Autónoma de La Rioja y de las Entidades locales, que podrán atribuir al Consorcio de Aguas y Residuos la gestión de los colectores generales e instalaciones de saneamiento y depuración, así como el control de los vertidos a las redes municipales de alcantarillado.

La planificación en materia de saneamiento y depuración se regula en el Capítulo tercero y se fundamenta en el principio preventivo de la contaminación de las aguas. En este sentido, el Plan Director de Saneamiento y Depuración (actualmente en revisión) será el instrumento normativo para coordinar y programar todas las actuaciones.

Consejería de Turismo y Medio Ambiente

En el Capítulo IV se definen los vertidos prohibidos, tolerados y accidentales, así como sus autorizaciones y registros. Además, contempla el deber de colaboración de las personas y entidades para que faciliten cuanta información les sea requerida sobre los vertidos realizados.

Las infracciones, reguladas en el Capítulo V, se podrán catalogar como leves, graves y muy graves, e implicarán multas que van desde las 500.000 pesetas y que podrían alcanzar los 20 millones y la clausura de la actividad.

Finalmente, el régimen económico-financiero reflejado en el Capítulo VI regulará los gastos de mantenimiento y explotación de los servicios de saneamiento y depuración, y los derivados del control de los vertidos.

Esta norma ha pasado todos los trámites necesarios para su aprobación, tras haber superado el trámite de información pública y habersido estudiada por el Consejo Consultivo y por el Consejo Económico y Social (CES). Además, con el fin de conseguir una ley transparente y consensuada, el Gobierno de La Rioja ha sometido el borrador del Anteproyecto a la opinión de todos los agentes sociales y entidades interesadas: partidos políticos, sindicatos y Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).