17 de octubre de 2014

El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy el presupuesto de 1.279.735 euros que contempla el proyecto de la nueva glorieta que se construirá en Calahorra en la intersección del acceso a la autopista AP-68 con la carretera LR-134.

Esta actuación pretende incrementar la seguridad vial. Para ello, se regulará adecuadamente la circulación de los vehículos y se aumentará la protección de los viandantes que frecuentan esta zona. El objetivo es reducir el peligro detectado en este punto donde se ubican viviendas e instalaciones deportivas y que soporta un notable volumen de tráfico rodado para entrar y salir a la ciudad.

La solución planteada es una rotonda de grandes dimensiones, con 66 metros de diámetro en el exterior, que garantizará la seguridad de conductores y peatones en este cruce situado en la zona periurbana de la localidad. Así, disminuirán sensiblemente los riesgos de la actual intersección tipo T que regula, mediante isletas, un carril central y señales de ceda el paso y stop, la entrada y la salida a la autopista y la circulación por la carretera LR-134 que une Calahorra con Arnedo.

El principal peligro en este punto de la red viaria se encuentra en el giro a la izquierda que deben efectuar los vehículos que provienen de Arnedo para coger la AP-68 invadiendo el carril en sentido contrario. Además la comunicación de la autopista hacia Calahorra obliga a los vehículos a atravesar el cruce para acceder a un carril de aceleración y posterior incorporación a la LR-134.

El proyecto contempla la construcción de un paso inferior para proteger a los peatones y separar sus movimientos de la circulación de los vehículos. Este paso tendría unas dimensiones de 4 metros de ancho por 3,5 de alto y 27 metros de longitud y conectará con la Vía Verde Calahorra-Arnedillo, las instalaciones del Club Polideportivo Juventud y la zona de ocio y segundas residencias situadas en las inmediaciones. De esta forma, se evitarán los cruces a nivel de los peatones por la LR-134 y la AP-68.

Este proyecto incluye una segunda fase, que se ejecutará más adelante, para aumentar la seguridad vial en los puentes sobre la AP-68 y N-232.