7 de mayo de 2003

El Registro de Cooperativas de La Rioja se regirá en el plazo de un mes por un nuevo Reglamento de organización y funcionamiento que adaptará las funciones de este servicio a la Ley 4/2001, de Cooperativas de La Rioja. El texto normativo, aprobado esta mañana por el Gobierno mediante un Decreto, garantizará la seguridad jurídica de estas sociedades y de los terceros interesados al ser un registro público.

El Reglamento de organización y funcionamiento del Registro de cooperativas de La Rioja se estructura en cincuenta y cuatro artículos distribuidos en cinco capítulos, cuatro disposiciones transitorias y dos disposiciones finales. Su contenido se ha sometido a la consulta de las tres uniones de cooperativas activas en La Rioja (UCOTAR, COVIRA y FECOAR), así como a los órganos consultivos y de participación ciudadana habituales: Consejo Consultivo y el Consejo Económico y Social.

El Capítulo I, ‘Normas Generales', delimita la competencia y funciones del Registro, así como los principios que rigen la actuación registral. El Registro de Cooperativas de La Rioja se configura como un servicio administrativo de carácter público y gratuito adscrito a la Dirección General de Empleo y Relaciones Laborales. Entre sus funciones, cabe destacar:

- La calificación, inscripción y certificado de los actos previstos en el Reglamento.

- La diligencia y legalización de los libros obligatorios de las cooperativas.

- La recepción en depósito de las cuentas anuales de las sociedades y la certificación acreditativa del número de socios al cierre del ejercicio.

- La recepción en depósito, en caso de liquidación, de libros y documentación social de la cooperativa.

- La expedición de certificaciones sobre la denominación de las entidades.

La ‘Organización y funcionamiento' se desarrollan en el Capítulo II. Respecto a la organización, se establece que el Registro de Cooperativas de La Rioja se compone de tres libros: el Libro Diario, en el que se reflejarán las entradas y salidas de documentación, el Libro de Inscripción de Sociedades Cooperativas, y el Libro de Inscripción de Asociaciones Cooperativas, en los dos últimos casos destinados al registro de los actos específicos de cada entidad. Se establecen asimismo las clases de asientos y la extensión de los mismos.

El funcionamiento para cada inscripción se ajustará, en términos generales, al procedimiento administrativo común. No obstante, se establecen algunas excepciones, especialmente en determinados plazos para dotar de mayor agilidad y eficacia al Registro. Así, por ejemplo, el plazo de resolución de los actos de constitución se reduce a 60 días, y el de subsanación y cumplimiento de trámites se fija en tres meses para los actos de constitución y en 20 días para el resto.

Otro aspecto importante que se establece en el reglamento es la legitimación para solicitar las inscripciones y anotaciones registrales, facultad que se limita al Presidente y al Secretario del Consejo Rector y, en su defecto, a quienes se les confiera poder con arreglo a los estatutos. Se trata de una norma que refuerza el control de los socios respecto a los gestores. También se regula en el Capítulo II todo lo referente a la publicidad de los asientos del Registro, que sólo se podrán acreditar fehacientemente por medio de certificación, y el procedimiento de consultas al registro.

La ‘Inscripción de sociedades cooperativas y de sus actos' ocupa el Capítulo III del Reglamento. Su sección primera se dedica a los actos de inscripción obligatoria y potestativa; entre los primeros, los más relevantes, cabe destacar actos como la constitución de la sociedad cooperativa, el nombramiento, cese y revocación de los miembros del Consejo Rector y de otros estamentos de gestión, el otorgamiento, modificación o revocación de los poderes de gestión o dirección, el depósito de cuentas anuales o la modificación de los estatutos sociales. Las especificidades de los principales actos se desarrollan en las secciones segunda y tercera.

Las sociedades cooperativas pueden, a su vez, constituirse en Asociaciones Cooperativas y su procedimiento de inscripción se recoge en el capítulo IV. Entre su articulado, se establecen las normas sobre el procedimiento para el depósito de la escritura de constitución de las asociaciones cooperativas, así como las aplicables a otros actos susceptibles de inscripción.

Por último, el Capítulo V, ‘Otras actuaciones del Registro', incluye referencias a la legalización de los libros societarios, al nombramiento de auditores, a la autorización sobre operaciones con terceros y al incumplimiento de la obligación de solicitud de inscripción y depósito. Asimismo, dedica una sección específica a las certificaciones de denominación.