30 de diciembre de 2015

El Consejo de Gobierno ha autorizado hoy a la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente la aprobación de un gasto de 500.000 euros para la convocatoria de ayudas para fomentar la experimentación agraria en La Rioja en cuestiones relacionadas con nuevas técnicas de producción, variedades de cultivo y mejora de la eficiencia energética y el ahorro en el uso del agua.

Esta medida, que forma parte del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, persigue impulsar la investigación en el sector agrario y contribuir al incremento de su competitividad. Se trata de una convocatoria plurianual, que cuenta con financiación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) y atenderá las inversiones necesarias para poner en marcha diferentes ensayos agrarios en campos demostrativos entre 2016 y 2020.

Esta línea de ayudas pretende incentivar la implicación de los agricultores y ganaderos riojanos en los ensayos y difundir sus resultados para que el sector agrario pueda conocer las ventajas de nuevas prácticas y cultivos para facilitar su implantación en otras explotaciones. Se podrán acoger a estas ayudas agricultores, empresas agrarias, cooperativas, sociedades agrarias de transformación o comunidades de bienes.

Estas ayudas permitirán sufragar parte de las inversiones en material vegetal, semillas, infraestructuras en parcela, sistema de riego, maquinaria…; inversiones en explotaciones ganaderas; labores en el cultivo, toma de datos y difusión de resultados; y en la organización de jornadas y visitas.

Se apoyará acciones experimentales de carácter anual o plurianual hasta un máximo de cinco años que no hayan comenzado todavía. La cuantía máxima de las subvenciones alcanzará 30.000 euros por cada iniciativa durante el primer año de ejecución y 12.000 euros en el resto de años en caso de experiencias plurianuales.

Red de campos demostrativos en La Rioja

En La Rioja existe en la actualidad una red de 30 campos demostrativos que conforman la red riojana de innovación agraria en la que colaboran agricultores y técnicos.

En concreto, en estos momentos se encuentran operativos: ocho campos demostrativos para evaluar el comportamiento de 20 variedades de almendro (Rioja Baja, Sierra Rioja Baja y Rioja Media); ocho para analizar la automatización de riegos en cultivos de remolacha (Rioja Alta); dos ensayos para la mejora de las rotaciones en regadío (Ochánduri) y de la eficiencia energética y uso del agua (Rioja Alta); y otros dos vinculados al viñedo: uno de sistemas de conducción y resistencia al oídio en Mazuelo (Quel) y otro de selección masal de Malvasía de Rioja (Canillas de Río Tuerto).

También se mantienen dos ensayos en peral (Aldeanueva y Entrena), dos de azafrán (Agoncillo y San Román), uno de variedades de nogal (Pedroso); de olivo (Calahorra); de portainjertos de cerezo y nuevos sistemas de poda (Calahorra); de plantas aromáticas -tomillo, romero y salvia- (San Román de Cameros); de cultivo ecológico de pimiento najerano (Tricio), y de variedades de tomate al aire libre (Cornago).