7 de agosto de 2015

El Gobierno de La Rioja ha autorizado el convenio de colaboración entre la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente y la Asociación de Investigación para la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera (AIMCRA), la Asociación Riojana de Agricultores y Ganaderos (ARAG-ASAJA), y la Sociedad Cooperativa ‘El Cierzo’ para apoyar el cultivo de la remolacha azucarera en producción integrada.

El Gobierno de La Rioja renueva a través de este convenio su compromiso con las tres entidades que aglutinan a la práctica totalidad de los agricultores riojanos dedicados al cultivo de remolacha azucarera con el objetivo de impulsar este cultivo en producción integrada. Para ello, tiene previsto destinar 126.000 euros al estudio, experimentación y difusión en la aplicación de técnicas de producción integrada.

El compromiso de la Consejería de Agricultura con el progreso del sector azucarero en la comunidad autónoma se remonta a 2005, cuando se suscribió el primer convenio de colaboración para apoyar y fomentar una producción de calidad, además de promocionar el producto y reforzar la asistencia técnica. No en vano, el sector azucarero de la región es líder europeo en cuanto a la obtención de rendimientos en este cultivo, alcanzando las 109 toneladas por hectárea.

En virtud de este acuerdo, ARAG-ASAJA recibirá 56.000 euros y ‘El Cierzo’ 50.000 euros; mientras que AIMCRA, la asociación que integra a partes iguales a cultivadores de remolacha y a la industria azucarera, dispondrá de 20.000 euros para el desarrollo de sus programas de investigación, evaluación y divulgación del conocimiento del sector.

Por otro lado, este convenio se suma a otras medidas de apoyo al sector remolachero como son las ayudas agroambientales de producción integrada o la ayuda estatal a la producción de dos euros por tonelada de remolacha.

La Rioja cuenta con 1.300 hectáreas de remolacha para la fabricación de azúcar, cultivo al que se dedican en torno a 150 productores establecidos en La Rioja Alta. La totalidad de la producción riojana se entrega para su molturación a la planta industrial que Azucarera del Ebro tiene en Miranda de Ebro.