24 de marzo de 2015

Tras un viaje migratorio de regreso desde tierras africanas que se ha prolongado más de dos meses y medio, la cigüeña ‘Yerga’ llegaba por fin el pasado 10 de marzo de vuelta a La Rioja, culminando así su tercera migración completa desde que el Gobierno de La Rioja y SEO Birdlife instalaran en el ave un dispositivo GPS para estudiar el comportamiento migratorio de la especie.

Pero en esta ocasión, la vuelta de ‘Yerga’ se ha producido con unos 20 días de retraso respecto al año pasado, y a su llegada a Alfaro, la cigüeña ha visto cómo su nido de años anteriores estaba ocupado por otra pareja, por lo que se ha visto obligada a buscar otra alternativa. La incertidumbre que ronda ahora a los responsables del programa es si este año Yerga estará todavía a tiempo de criar en su hogar riojano o si su parada a mitad de camino en Marruecos le habrá hecho llegar demasiado tarde.

‘Yerga’, un ejemplar de cigüeña blanca (Ciconia ciconia) procedente de Alfaro, inició el 27 de agosto pasado su tercer viaje migratorio hacia África. Gracias al control del viaje que permite el proyecto y a su base de datos se ha podido saber que en varios momentos el animal ha repetido prácticamente las fechas y el recorrido de los viajes anteriores. Yerga es una migradora de larga distancia y pasa sus inviernos entre Senegal y Gambia, a unos 3.500 kilómetros de su nido.

En ese itinerario que ya le resulta conocido ‘Yerga’ pasó los primeros días en las inmediaciones de un gran vertedero cercano a Madrid, desde donde se desplazó hacia el sur a primeros de septiembre. A mediados de ese mes cruzó el Estrecho de Gibraltar. La última semana de septiembre permaneció al sur de Mauritania, a unos 3.000 kilómetros de su nido, y a finales de mes alcanzó su zona de invernada en Senegal, en la región de Louga, a unos 3.200 kilómetros de su hogar. Más tarde se desplazó hacia el sur, en el límite con Gambia, a casi 3.500 de distancia; allí ha permanecido hasta diciembre moviéndose en una superficie de unos 5.000 km2. En su viaje por el continente africano ‘Yerga’ realizó etapas de viaje sorprendentes; la más larga, el 15 de septiembre cuando voló 450 kilómetros en una sola jornada.

El día de Navidad, que se encontraba al sur de Senegal, el instinto de Yerga le hizo comenzar su viaje de vuelta a casa, realizando, de nuevo, duras jornadas de vuelo; esta vez, la más larga de 331 kilómetros, el día 19 de enero. A mediados de enero llegó a Marruecos donde ha permanecido mes y medio, a unos 1.350 kilómetros de casa. Finalmente Yerga cruzó el estrecho de Gibraltar el 28 de febrero, más tarde que años anteriores, y el pasado 10 de marzo llegaba a La Rioja después de un viaje de vuelta que ha durado dos meses y medio.

Tres años de seguimiento

El seguimiento de ‘Yerga’ forma parte de un proyecto que la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja desarrolla, a través de la Dirección General de Medio Natural, en colaboración con la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) con el fin de conocer los movimientos migratorios de la cigüeña blanca, que en las últimas décadas están sufriendo importantes cambios. La iniciativa se enmarca dentro del programa ‘Migra’ de seguimiento de la migración de las aves que SEO/BirdLife desarrolla desde el año 2011 gracias al apoyo de la Fundación Iberdrola.

Junto a la zancuda alfareña, otras 44 cigüeñas blancas de todo el país forman parte de este programa que da seguimiento a un buen puñado de especies más. Yerga quedó marcada dentro de este proyecto el 1 de mayo del 2012, día en el que técnicos del Gobierno de La Rioja y de SEO Birdlife le colocaron un emisor satélite GPS solar que todavía lleva. Este dispositivo solar permite recibir información permanentemente de Yerga, ofreciendo una media anula de más de 400 localizaciones.

El proyecto cuenta con el apoyo económico de la Unión Europea, a través de los fondos FEADER, y permitirá un seguimiento continuo del ejemplar durante cuatro años, lo que aportará información de gran interés para la conservación de la población de cigüeña blanca de La Rioja, que en la actualidad cuenta con 455 parejas reproductoras de las cuales, aproximadamente un 43%, anidan en la localidad alfareña.

Nuevas costumbres migratorias

Desde los años ochenta se viene constatando como una parte creciente de la población de cigüeña blanca, especie migradora por excelencia, pasa el invierno en nuestro país y otras están modificando las fechas de llegada a las zonas de cría. De las 7.500 cigüeñas contadas en España en el invierno de 1995 se pasó a las más de 31.000 aves en el año 2004. Y es que en arrozales y basureros las cigüeñas han encontrado una nueva fuente de alimentación que les permite soportar el invierno en tierras peninsulares, sin necesidad de marcharse hasta la lejana África subsahariana.

En este sentido, el estudio de la migración de esta especie es particularmente importante ya que un conocimiento detallado de las estrategias de migración, rutas migratorias, lugares de parada y descanso, y zonas de invernada permitirá optimizar las estrategias para la conservación de la cigüeña blanca a lo largo de todo su ciclo vital, sirviendo además como modelo de lo que puede ocurrir con otras muchas especies de aves migratorias con problemas de conservación.

Los movimientos de ’Yerga’ se pueden consultar en la web de migración de las aves que la SEO tiene para el proyecto de seguimiento de aves migratorias que desarrolla a nivel nacional www.migraciondeaves.org.