25 de marzo de 2013

Campo riojano

La Renta Agraria riojana experimentó en 2012 un aumento del 4,9% respecto al año 2011, según se desprende de las primeras estimaciones de la coyuntura anual que elabora el Servicio de Estadística y Registros Agrarios de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, y que ya puede consultarse en la web institucional www.larioja.org/agricultura.

En un año ligeramente más cálido y mucho más seco de lo habitual en la comunidad autónoma, si lo comparamos con los valores medios obtenidos en el período 2005-2011, el recorte de las producciones y la subida generalizada de los precios percibidos por los agricultores y ganaderos motivaron el aumento del valor estimado de la Renta Agraria.La sequía tuvo una mayor afección en las comarcas de Rioja Baja y Media condicionando los resultados de algunas de las campañas. Es significativo el hecho de que se produjeran valores climatológicos extremos, registrándose como la temperatura máxima absoluta de los meses de febrero (20,6 ºC) y agosto (37,6 ºC), o el mayor número de días de lluvia en un mes de abril.

El valor de la producción vegetal se incrementó en un 3,6%. En el sector agrícola se produjeron descensos en los volúmenes de producción del grupo de los cereales, leguminosas, patata o la horticultura. Sin embargo, la evolución al alza de los precios permitió compensar las reducciones ocasionadas por la sequía o por la menor superficie cultivada.

En este sentido, la cosecha de uva se redujo en torno al 7% con respecto al 2011 a causa de la sequía, aunque se prevé que el valor económico mejore en más de un 3% gracias a la subida de los precios tanto por la uva como por el vino elaborado.

Mientras, aumentó el volumen producido en las plantas industriales con especial protagonismo para la remolacha, lo que sitúa a este grupo de cultivos a la cabeza en incremento del valor económico con una progresión del 23,7% respecto a 2011. Aunque el precio medio de la remolacha descendió un 2%, el resto de los cultivos, como el caso del girasol, resultó muy favorecido superando su cotización en un 32% más que el año anterior.El sector oleícola mantuvo una producción similar a la de 2011, pero los precios aumentaron un 18%. La cosecha de almendra se redujo un 22,5% en comparación con el año 2011, pero, gracias a un incremento de las cotizaciones en torno al 25%, su valor económico sólo sufrió una contracción del 3%.

Respecto al sector ganadero, se estima que aumentó en valor un 7,5% el año pasado, también en parte por el ascenso de los precios. Destaca, en este sentido, el aumento del precio de los huevos (40,2%), la carne de bovino (10%), porcino (9%) y del sector de aves con destino a carne, pollos… (7,7%). Los censos sufrieron una reducción general en todas las especies, excepto en conejos, vacas de leche y de carne, que se mantuvieron; y en pollo, que aumentó un 5%.

Por otro lado, el incremento de los costes de los piensos y las materias primas con destino a alimentación animal ha repercutido en mayor medida en la ganadería extensiva, ya que la sequía ha reducido considerablemente los pastos y ha sido necesario realizar suplementos de pienso y forraje al ganado.

Consumos intermedios

El importe de los consumos intermedios durante el año 2012 asciende a 202,1 millones de euros, cifra que indica una subida del 3,6% respecto al valor del 2011. De acuerdo con los datos recogidos, desciende los costes en fitosanitarios (gracias a la climatología), en piensos y zoosanitarios (caída de los censos de bovino de cebo, ovino, caprino, porcino, conejos y gallinas ponedoras) y en plantones de leñosos.

Sin embargo, los precios que han aumentado considerablemente en el capítulo de energía y lubricantes (10%); en piensos (8%); fertilizantes (4%); y fitosanitarios (2%).