23 de abril de 2015

El distintivo de calidad de ternera de La Rioja Ternoja protagonizará el sábado, 25 de abril, a partir de las 21.30 horas, una jornada gastronómica especial en el restaurante Moderna Tradición (C/ Duques de Nájera, 109, en Logroño). En esta cita que pretende promocionar esta marca de calidad también se podrán degustar vinos de Sierra Cantabria.

La jornada, que cuenta con la colaboración de ‘La Rioja Capital’, incluye las intervenciones del presidente de Ternoja, Luis Pascual, que explicará las bondades de esta carne, y el enólogo de Sierra Cantabria, Marcos Eguren, además del cocinero de Moderna Tradición, Juan Carlos Zapatero.

El menú especial se compone de tuétano de ternera asado y caldo untusoso con hongo, trufa y yema de huevo, ambos platos maridados con Sierra Cantabria Organza 2013. Posteriormente, se servirá un steack tartar con pan de cristal templado con Sierra Cantrabria Crianza 2011; morritos estofados al estilo tradicional y rabo relleno de pisto riojano en salsa de vino, ambos con Sierra Cantabria Cuvee, y, por último, tarrito de fruta fresca con yogur de La Yaya Isasa, con el vino dulce Colorín Tinto.

El precio del menú es de 38 euros, aunque los usuarios de la Tarjeta Capital se beneficiarán de un descuento de 3 euros, de tal forma que abonarán 35 euros por cada menú y tarjeta presentada. Las reservas pueden realizarse en el teléfono 615511142.

Esta actividad se engloba en el marco de colaboración de ‘La Rioja Capital’ con la hostelería con el fin de dar a conocer los distintivos de calidad de La Rioja y, en concreto, la nueva marca paraguas para todos ellos ‘Alimentos de La Rioja. Calidad Garantizada’.

Los ganaderos de Ternoja garantizan la calidad de la carne que producen sometiéndose a exhaustivos controles. Este distintivo ampara la carne de los terneros de razas cárnicas y sus cruces engordados en La Rioja, nacidos en España y criados en La Rioja de cualquier raza cárnica, excepto frisones. Los terneros cuya carne se comercializa bajo esta marca deben permanecer en las explotaciones de los ganaderos de la asociación al menos cuatro meses antes de su sacrificio para controlar su alimentación de origen vegetal y con, al menos, el 60 por ciento de cereales.