11 de enero de 2014

Los solicitantes de vivienda de protección oficial en La Rioja aumentaron un 27% en 2013 hasta alcanzar la cifra de 1.043 unidades convivenciales que agrupan a 1.777 personas, de acuerdo a los datos del Registro de Solicitantes de vivienda protegida en La Rioja al cierre del pasado ejercicio. La razón que ha motivado este notable incremento se encuentra en el creciente interés por el alquiler.

De este modo, el alquiler se ha consolidado en la figura predominante en el registro de demandantes de una vivienda de protección oficial y agrupa a dos de cada tres demandantes. Así, el 49% de las unidades convivenciales demanda una vivienda en alquiler; otro 20% alquiler con opción de compra, mientras que el interés por la compra de una VPO se reduce al 20% de las solicitudes.

De las 1.043 unidades convivenciales inscritas en este registro, el 57% hace referencia a una sola personas; el 25% de los casos se corresponde con una pareja, mientras que el 7% están compuestas por cuatro o más miembros. Disponen de unos ingresos de entre 1,5 y 2,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples -IPREM- (entre 11.200 y 18.600 euros anuales); un 16% dispone de ingresos inferiores al IPREM (7.445 euros anuales) y un 7,7% supera los 3,5 IPREM.

En cuanto a los motivos para solicitar vivienda protegida, el 33% de los casos se plantea la necesidad de acceder a la propiedad; para el 21% supone independizarse del domicilio familiar; mientras que el 2,6% la solicita por el mal estado de la vivienda actual y en un 5% por ser de un tamaño inadecuado a sus necesidades.

La vivienda tipo solicitada se encuentra a partir de los 75 metros cuadrados (en dos de cada tres solicitudes), mientras que un 25% demanda vivienda de 65 metros cuadrados y un 9% de 50 metros cuadrados.