1 de abril de 2015

Manzana con moteado.

Proporcionar a los agricultores información que les permita realizar un tratamiento óptimo de las plagas y enfermedades es uno de los objetivos del Servicio de Información Agroclimática de La Rioja (SIAR), creado en 2004 y que cuenta actualmente con una red de 21 estaciones repartidas por todo el territorio agrícola de La Rioja, la más antigua instalada en 1989.

Con este fin, el SIAR ha puesto en marcha dos servicios de alerta al agricultor que le avisan del peligro de infección de dos enfermedades: la mancha negra en perales de la variedad Conferencia en los municipios de Albelda de Iregua, Rincón de Soto y la zona de El cascajo de Alfaro; y el moteado de manzano en esta misma zona de Alfaro y en Igea.

De esta forma, los agricultores previamente suscritos recibirán un correo electrónico avisándole cuando se den las condiciones de riesgo para la propagación de estas enfermedades. Esta información les permitirá aplicar los tratamientos en los momentos en que mayor eficacia pueden tener, reduciendo el uso de fungicidas, lo que redundará en un beneficio económico para la explotación. En total se enviarán diariamente más de 100 correos electrónicos a agricultores y técnicos con información sobre el desarrollo de estas enfermedades.

El SIAR dispone desde 2012 de una aplicación en la página web donde se muestra el índice de riesgo de infección acumulado para la enfermedad de la mancha negra en Albelda y Rincón de Soto. Este año se ha ampliado el servicio, incorporando la zona frutícola de Alfaro y ofreciendo la posibilidad a los cultivadores de estos municipios de recibir avisos de riesgo por correo electrónico.

La estemfiliosis o mancha negra es una de las enfermedades fúngicas con mayor incidencia económica en el cultivo del peral, al depreciar comercialmente el fruto por la aparición de podredumbres de forma lenticular. Las condiciones óptimas para su desarrollo en las variedades más sensibles, como la Conferencia, son los períodos de humectación continua superiores a 10-12 horas con temperaturas entre 18 y 25 ºC.

Por su parte, este es el segundo año que va a funcionar el servicio de avisos de moteado en manzano, una infección provocada por el hongo Venturia inaequalis, que afecta al desarrollo y la calidad del fruto y a su capacidad de conservación en cámara, devaluando su salida comercial.

La puesta en marcha de estos servicios es posible gracias a los trabajos experimentales previos que lleva a cabo el Servicio de Investigación y Desarrollo Tecnológico Agroalimentario (CIDA), departamento en el que se integra el SIAR, que permiten dar validez a modelos de predicción de enfermedades en distintos cultivos. A través de estos modelos, se pone en relación la biología del patógeno y las condiciones ambientales para determinar el momento óptimo de su tratamiento, mejorando su eficacia.

Además de la mancha negra en peral y el moteado en manzano, el CIDA está trabajando también en la validación de modelos de prevención de mildiu en patata y cercospora en remolacha.