23 de enero de 2014

El presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, preside la constitución de la Oficina de Asuntos Económicos.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha subrayado hoy, en la constitución de la Oficina de Asuntos Económicos, que “es el momento de tomar decisiones, con el consenso de todos, que consoliden nuestra recuperación”. “Nos enfrentamos a un nuevo contexto, diferente al que teníamos en 2008, pero La Rioja tiene capacidad para la inversión y para crecer. Nuestro objetivo es generar un crecimiento sostenible que posibilite la creación de empleo”, ha indicado.

La Oficina de Asuntos Económicos será un órgano de coordinación de la política económica del Ejecutivo regional y estará formado inicialmente por representantes de más de 50 entidades e instituciones de la comunidad. Su objetivo es establecer una participación e interlocución coordinada con instituciones públicas y privadas y los agentes económicos y sociales más representativos para mejorar la eficacia y la eficiencia en la captación y utilización de recursos y en el desarrollo de proyectos destinados a crear y consolidar el tejido empresarial y la creación de empleo en La Rioja.

Pedro Sanz ha explicado que con la creación de esta Oficina, “cumplimos con el compromiso que nos marcábamos en la Ley de apoyo al emprendimiento y sumamos los esfuerzos de todos los colectivos que, junto con el Gobierno, tomamos decisiones y tenemos responsabilidades que pueden influir en la evolución de la economía, para emprender de una manera consensuada las líneas de actuación que nos sitúen entre las regiones más desarrolladas de Europa”, como establecen los 10 compromisos de futuro asumidos en la Estrategia 2020.

En este sentido, ha resaltado que “repetimos el modelo de participación social de la Estrategia 2020 para mejorar la eficacia y la eficiencia de las actuaciones destinadas a consolidar la recuperación económica, la reindustrialización de La Rioja y evolucionar hacia un modelo más competitivo que contribuya a mejorar el bienestar de todos los riojanos, ya que La Rioja la hacemos entre todos y todos somos importantes”.

Durante la reunión celebrada esta mañana se ha analizado la situación de la economía regional en dos periodos 2000-2012 y 2008-2012, teniendo en cuenta los indicadores de la Contabilidad Regional de España que publica anualmente el Instituto Nacional de Estadística.

El presidente del Ejecutivo riojano ha señalado “que La Rioja ha soportado mejor los envites de la crisis, que ha tenido su lado más duro en el mercado de trabajo”. Concretamente, la Contabilidad Regional muestra que el PIB riojano ha tenido mejor comportamiento que el conjunto nacional en los dos periodos analizados. Además durante la crisis, La Rioja ha escalado dos puestos en su PIB per cápita, pasando de la 7ª a la 5ª posición, y se sitúa trece puntos por encima del conjunto nacional. Cabe destacar también la fortaleza del sector industrial riojano, cuyo Valor Añadido Bruto ha crecido en el periodo 2008-2012 un 4,54% frente a la caída del 2,8% nacional.

El mercado de trabajo refleja la peor de las consecuencias de la crisis, si bien este indicador también ha evolucionado mejor en La Rioja, con una caída del 13,21% del empleo frente al 14,06% del conjunto nacional.

Pedro Sanz ha valorado el mayor protagonismo de la industria en La Rioja que en el conjunto nacional, ya que supone el 26,7% sobre el total del PIB frente al 15,9% de España, y ha destacado que está muy centrada en el consumo: “el 57% de nuestra industria manufacturera va directamente al consumo (alimentación, tabaco, textil, calzado, muebles…), lo que nos hace tener una gran dependencia de la demanda interna. La evolución del consumo es determinante para nuestro futuro”.

La agricultura también tiene un peso muy destacado, que duplica al de la media de España (4,8% frente al 2,3% del conjunto nacional), ligado a la industria agroalimentaria. El mayor protagonismo de industria y agricultura en La Rioja va en detrimento de un sector servicios con menos peso en nuestro PIB.

También se ha analizado la estructura empresarial riojana, compuesta en su mayoría por pymes: el 94,7% de nuestras empresas tiene menos de 10 trabajadores y la mitad no tienen asalariados. Solo 149 empresas en La Rioja tienen más de 50 trabajadores.

En cuanto a la formación de los desempleados, los datos de su nivel de formación indican la necesidad de mejorar su cualificación: el 35,28% de los desempleados en La Rioja carece de estudios o solo tiene estudios primarios. A esto se suma un 43,3% de desempleados que solo cuenta con educación general, es decir, no tienen una cualificación que les facilite su incorporación al mercado laboral.

Uno de los indicadores que mejor se han comportado durante la crisis ha sido el de comercio exterior, con crecimientos tanto en el volumen de las exportaciones como en el número de las empresas que salen al exterior, alcanzando el récord de empresas exportadoras. De las 1.445 empresas que exportaron en 2012 por valor de 1.472,89 millones de euros, 525 lo hacen de manera regular, lo que supone un incremento del 13,39% desde el inicio de la crisis. El importe de las exportaciones regulares en La Rioja es de 1.182 millones de euros, es decir, el 92% del volumen total de lo que exportamos.

“Todos estos indicadores reflejan las características de nuestro modelo económico, sus debilidades y fortalezas y son, por tanto, elementos que tenemos en cuenta para emprender las medidas más acertadas para conseguir el mayor desarrollo social y económico para nuestra región que genere empleo”, ha subrayado el presidente del Gobierno de La Rioja.

Por ello, y en relación con la industria, ha indicado que “tenemos que avanzar en las líneas de apoyo a agrupaciones de empresas o consorcios que compensen el tamaño de las mismas y les ayude a ganar dimensión para mejorar su competitividad, sobre todo para emprender actuaciones de innovación o internacionalización”. Además, es preciso seguir incorporando tecnología en sectores tradicionales y potenciar sectores de alto valor añadido como el de la biotecnología, la nanotecnología o las TIC y los servicios avanzados. Asimismo, hay que seguir avanzando en la transferencia del conocimiento entre universidad y empresas como paso clave para el desarrollo del I+D+i. Para ello, el Gobierno de La Rioja cuenta con el Plan Estratégico de Ayudas de la ADER y el IV Plan riojano de I+D.

Por otro lado, desde el punto de vista del trabajador, las medidas deben ir encaminadas a mejorar su empleabilidad, reforzando aspectos como la cualificación: “cuanto mayor valor aporte a la empresa, más posibilidades tendrá de mantener su puesto o de encontrarlo”. En este sentido, Pedro Sanz ha recordado que La Rioja cuenta con el Plan de Empleo 2011-2015, que tiene la formación como uno de sus líneas prioritarias.

Metodología y funciones de la Oficina de Asuntos Económicos

Durante la reunión, también se ha explicado el funcionamiento y la metodología de la Oficina, cuyo plenario se reunirá cada seis meses. Además, se crearán cuatro grupos de trabajo correspondientes a los principales sectores de actividad: agricultura, industria, construcción y servicios, formados por miembros del Plenario y expertos en su área.

En cada grupo se incluirán las distintas agrupaciones económicas de su sector y todos seguirán la misma metodología, dividida en 4 etapas: análisis de situación, a partir de la evaluación periódica de los indicadores económicos que permitirá avanzar en correcciones positivas, proyección, consenso e impulso de las actuaciones.

Entre sus funciones destacan la evaluación y análisis de la política económica regional, el seguimiento de la economía regional y de la coyuntura macroeconómica; formular propuestas para la captación de recursos económicos y la mejora de su eficacia y el desarrollo de proyectos en la Comunidad Autónoma.

Entidades que han participado en la constitución de la Oficina

Han participado en la constitución de la Oficina de Asuntos Económicos las siguientes entidades, asociaciones, instituciones, colegios profesionales:

AICCOR, AIER, ARAG-ASAJA, Asociación de Cultivadores del Champiñón, AJER, Asociación de Promoción Gitana de La Rioja, Asociación del Mueble de Nájera, Asociación Mujer y Tecnología de La Rioja, AREF, ATA-Rioja, Ayuntamiento de Logroño, la Cámara de Comercio de Industria de La Rioja, CEAT-Rioja, el Centro Tecnológico de la Industria Cárnica, el Centro de Investigación de Tecnología Agroalimentaria, el Club de Marketing, los clúster 26 CRV, AEI Automoción, AERTIC, BIORIOJA, Transporte y FOOD+I; los colegios oficiales de Ingenieros en Informática, de Ingenieros Técnicos en Informática, de Ingenieros Técnicos Agrícolas, Veterinarios, Agentes Comerciales, Aparejadores y Arquitectos Técnicos, Arquitectos, Abogados, Economistas, Ingenieros Técnicos Industriales, Ingenieros Agrónomos, Ingenieros de Telecomunicaciones, Ingenieros Industriales y Periodistas; CC.OO, el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja, CSIF, FER, FECOAR, la Federación Riojana de Municipios, la Fundación Laboral de la Construcción, Fundación Riojana para la Innovación, Grupo Rioja, Provir, STAR, USO, UAGR, UCOTAR, UGT, UGT-UPTA, UNIR, Universidad de La Rioja, UPA.

Líneas de actuación prioritarias de la Estrategia 2020

La Oficina de Asuntos Económicos parte de los 10 compromisos de futuro asumidos en la Estrategia 2020, que son:

1. La actividad económica se caracterizará por su audacia, con grandes apuestas en sectores punteros y una gran proyección internacional (innovación, TIC, renovables, bilingüismo, etc).

2. El capital humano se caracterizará por su productividad como consecuencia del uso de tecnología avanzada, formación y motivación.

3. La industria se caracterizará por la competitividad de las empresas de sectores maduros.

4. La oferta educativa se caracterizará por su especialización y adaptación a las necesidades potenciales del tejido productivo (alta tecnología, herramientas de comunicaciones, redes, comercio exterior, etc.) que incremente el valor añadido de las empresas.

5. Las empresas se caracterizarán por la profesionalización de sus directivos y la planificación a medio y largo plazo.

6. La Administración pública se caracterizará por una gestión más eficiente que suponga una menor burocracia y asigne los fondos públicos de modo transparente.

7. El capital humano se caracterizará por la formación continua y regular de las empresas.

8. Las infraestructuras se caracterizarán por una buena ordenación y gestión de los recursos disponibles: líneas, horarios, frecuencias, lanzaderas a aeropuertos, conectividad con ejes de alta velocidad, compañías low cost, puerto seco, etc.

9. La sociedad del conocimiento se caracterizará por el bilingüismo integral en el conjunto de la sociedad y tejido productivo. Con lenguas oficiales: español e inglés. Que el inglés sea un elemento diferenciador con las regiones limítrofes, favorezca la atracción de inversión y capital humano exterior, y aumente la capacidad de internacionalización de las empresas riojanas.

10. El modelo educativo se caracterizará por una gran interrelación entre la sociedad civil, empresas y administración para que los resultados del aprendizaje respondan a las necesidades productivas de la región.