13 de mayo de 2014

dades inflamatorias intestinales....

El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto; la gerente del Servicio Riojano de Salud, Mª Luz de los Mártires, y la jefa de la sección de Aparato Digestivo del Hospital San Pedro, Begoña Sacristán, han informado de la nueva técnica endoscópica, la cromoendoscopia, que se va a incorporar este mismo mes en el Hospital San Pedro. Se trata de una técnica que mejora la calidad de las colonoscopias en algunos pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII).

La cromoendoscopia es una técnica endoscópica utilizada en el seguimiento de la enfermedad inflamatoria intestinal de larga evolución. Tanto en la colitis ulcerosa como en la enfermedad de Crohn, dependiendo del tiempo de evolución de la enfermedad, se ha descrito una incidencia mayor de desarrollo de cáncer colorrectal que en la población general. La cromoendoscopia, mediante la aplicación de colorantes específicos utilizados directamente sobre la mucosa intestinal, favorece la visualización de lesiones mucosas, algunas de ellas de características premalignas (lesiones displásicas). La detección y tratamiento precoz de estas lesiones puede evitar la progresión a lesiones malignas más avanzadas.

Los colorantes empleados habitualmente en la cromoendoscopia (azul de metileno e índigo carmín) resaltan áreas mucosas alteradas que podrían pasar desapercibidas en las colonoscopias habituales, siendo muy importante, durante la técnica, tomar muestras (biopsias) de todas las lesiones visualizadas en la mucosa (vídeo).

La aplicación directa de colorantes específicos sobre la mucosa intestinal favorece la visualización, detección y caracterización de lesiones malignas o premalignas en esta zona. En los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, la cromoendoscopia es altamente útil en la identificación de zonas de inflamación que no pueden apreciarse con una endoscopia convencional.

Consulta para la enfermedad inflamatoria intestinal

Salud dispensa una atención específica a los pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales por el importante crecimiento experimentado en los últimos años y más aún en países desarrollados. Se estima que alrededor de 900 riojanos padecen colitis ulcerosa y/o enfermedad de Crohn.

Esta consulta, atendida por dos facultativos especialistas en Aparato Digestivo y una enfermera, ha contabilizado hasta la fecha 9.822 consultas (1.005 nuevas y 8.817, consultas sucesivas). La demanda se constata al comparar las 1.331 registradas en el 2008 y las 1.979 en el año 2013, lo que representa un aumento de alrededor de un 30%.

¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal es una enfermedad crónica que agrupa 2 enfermedades fundamentalmente, la colitis ulcerosa (C.U.) y enfermedad de Crohn (E.C) (mal crónico en el que el sistema inmunológico del individuo ataca a su propio intestino produciendo inflamación). Los pacientes con colitis ulcerosa presentan úlceras superficiales, afectando siempre al recto. En los pacientes con enfermedad de Crohn, las úlceras son más profundas pudiendo provocar fístulas, abcesos y estenosis y las lesiones se pueden producir en todo el tracto digestivo, pero fundamentalmente afectan al tramo final del intestino delgado, llamado íleon, y también al colon.

Tratamiento

Para el tratamiento de estas enfermedades se emplean desde hace unos 10 años fármacos biológicos, además de otra medicación más convencional. Los biológicos, según diversos estudios resultan 'costo-eficaces', están logrando cambiar la historia natural de los pacientes, al conseguir en la mayoría de los casos la curación de la mucosa frenando el avance de la enfermedad, disminuyendo la aparición de complicaciones y, por tanto, reduciendo la necesidad de hospitalizaciones y de intervenciones quirúrgicas.

Si la medicación no logra controlar la enfermedad se recurre a la cirugía. En La Rioja una media de siete pacientes son intervenidos cada año por este motivo.

En cuanto a la incidencia de estas patologías, se ha pasado de ser una patología poco frecuente en las consultas de Aparato Digestivo hace unos 20-30 años, a ser una patología habitual. Se desconoce la razón y se manejan diferentes orígenes: el tipo de alimentación, la forma de refrigeración de los alimentos o una higiene desproporcionada, pero hay una estrecha relación de la incidencia de ambas enfermedades con el desarrollo económico. Según estudios epidemiológicos realizados en España en los últimos años, la incidencia, es decir pacientes nuevos diagnosticados en un año, fue de unos 10 pacientes de colitis ulcerosa diagnosticados en 1 año por cada 100.000 habitantes y de unos 6 pacientes de enfermedad de Crohn.

Si se extrapolan estas tasas al caso de La Rioja, cada año aparecen 35 nuevos casos de colitis ulcerosa y alrededor de 20 nuevos pacientes con enfermedad de Crohn. En cuanto a la prevalencia, en los servicios de Digestivo del Hospital San Pedro y de la Fundación Hospital Calahorra se atienden cada año a unos 748 pacientes (400 de colitis ulcerosa; 320, con enfermedad de Crohn y unos 28 pacientes con colitis indeterminada).