14 de octubre de 2014

Los viticultores riojanos recibirán este año la mayor cantidad de fondos europeos para desarrollar planes de reestructuración y reconversión de viñedo desde que se puso en macha esta medida de apoyo al sector en el marco de la OCM del vino en 2001. La Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente ha gestionado en la presente campaña 2013/14 un total de 7,8 millones de euros que se destinarán para financiar las inversiones necesarias para modernizar un total de 1.579 hectáreas dedicadas a este cultivo.

Al término del proceso, son 1.496 los agricultores riojanos que se han beneficiado de estas ayudas que se reciben a través del Fondo Europeo Agrario de Garantía (FEAGA). En concreto, se ha destinado una mayor cantidad, cerca de 7,7 millones de euros, a planes de reestructuración, mientras que 152.272 han sido para reconversión.

Los excelentes resultados que presenta la última campaña de pagos vienen a confirmar el esfuerzo y el compromiso de los técnicos de la administración agraria riojana para responder a la demanda del sector, y que ha contado con la colaboración de las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPAS) a través de las cuales se presentan los planes reestructuración y reconversión.

En este sentido, hay que destacar que La Rioja fue la única comunidad autónoma que cumplió con el 90% de la ejecución de los fondos solicitados en junio y, por este motivo, pudo optar a fondos adicionales que también ha sido capaz de tramitar en los plazos previstos.

Más de 60 millones en 13 campañas

Desde el año 2001 en que se puso en marca esta medida, 5.853 viticultores riojanos han recibido 60,6 millones de euros que han permitido reestructurar y reconvertir 10.911 hectáreas, que suponen en torno a un 25% de la supeficie de viñedo que existe actualmente en la región. Los nuevos criterios de reparto de fondos que se han aplicado en las tres últimas campañas han permitido a La Rioja incrementar en más de un 65% los fondos recibidos para reestructuración.

El objetivo de esta medida es contribuir a la renovación de las plantaciones de viñedo mediante la sustitución de las plantaciones antiguas por otras nuevas en las que se incorpora algún tipo de mejora como el marco de plantación, el tipo de conducción, la sustitución de la variedad por otra más adaptada a la zona de producción o la mejora de condiciones del suelo. La ayuda concedida supone la mitad del coste de la inversión que realiza el agricultor.