16 de marzo de 2015

El presidente de la Comunidad de La Rioja, Pedro Sanz, visita la travesía de Rodezno tras las obras de mejora llevadas a cabo recientemente.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha resaltado hoy la inversión de 673.000 euros que ha realizado la Consejería de Obras Públicas para incrementar la seguridad vial y acondicionar urbanísticamente la travesía de Rodezno.

Pedro Sanz se ha desplazado hoy a este municipio de la comarca de Haro para visitar la segunda fase de esta actuación, con un presupuesto de 290.000 euros, que se ha llevado a cabo recientemente. En su visita ha recorrido el tramo urbano de la carretera LR-207 a su paso por la localidad junto con el consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos; el director general de Obras Públicas y Transportes, Víctor Garrido, y la alcaldesa de Rodezno, Noemí Manzanos.

La LR-207 forma parte de un corredor transversal de la red autonómica de carreteras que sirve para conectar dos ejes básicos de comunicación en La Rioja Alta, como son la carretera N-232, en las inmediaciones de Haro, y la autovía A-12, entre Hormilla y Hervías.

La segunda fase de la mejora de la travesía de Rodezno ha permitido completar la actuación que se efectuó en 2011 con una inversión de 383.789 euros. El objetivo ha sido mejorar las condiciones de seguridad para conductores y peatones en el trazado urbano de esta carretera que soporta un notable tráfico rodado. Además, la obra ha incluido la construcción de aceras para facilitar el tránsito en esta zona muy frecuenta por los vecinos de la localidad, que cuenta con 278 habitantes censados.

La obra ha permitido consolidar dos carriles de circulación con una anchura de 3,5 metros en cada caso. El pavimento de la calzada ha sido reparado y saneado en una superficie de 3.378 metros cuadrados y también se ha mejorado el drenaje y el saneamiento con la colocación de rígolas de hormigón y conexiones con los colectores existentes. La seguridad vial se ha reforzado con la instalación de reductores de velocidad y pasos de peatones elevados, y la renovación de la señalización.

Además se han construido aceras a lo largo de 1.670 metros cuadrados, así como nuevas cunetas a la entrada del municipio para facilitar el tránsito peatonal. También se han soterrado las líneas de telefonía y electricidad y se ha eliminado la línea de baja tensión de las fachadas de las viviendas. Por último, se han renovado las farolas de la travesía y se han colocado nuevos puntos de luz en zonas que carecían de iluminación hasta ahora. Por último, se ha colocado mobiliario urbano (banco, papeleras…).

La actuación contempla la mejora del firme, la renovación de la señalización, la creación de nuevas aceras, la instalación de alumbrado público y la colocación de mobiliario urbano.