5 de febrero de 2015

ahorra para analizar los daños que ha ocasionado la crecida del río Ebro....

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha asegurado hoy que desde "el Ejecutivo riojano se está haciendo todo lo posible desde el primer día para resolver los cuantiosos daños que ha causado la crecida del Ebro en defensas, infraestructuras agrarias y cultivos en distintas zonas de la comunidad autónoma".

Pedro Sanz ha insistido en este mensaje durante su reunión con la Comunidad General de Regadíos de Calahorra y su posterior visita a la zona de cultivos afectada. En ambas citas ha participado también el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro.

"Hemos trasladado a los agricultores la disposición del Gobierno de La Rioja, el Ministerio de Agricultura y la propia CHE para adoptar las medidas de emergencia que sean necesarias para evitar los daños que pudiera causar una nueva avenida y diseñar un plan de actuación de cara al futuro". Este plan debe contemplar la mejora de las defensas y las protecciones, la limpieza del río y las ayudas para fomentar un mayor grado de aseguramiento de los cultivos.

En este sentido, ha avanzado ya han comenzado las reparaciones en las infraestructuras de defensa dañadas en Calahorra, Alcandre y Rincón de Soto. "Se trata de actuaciones de emergencia, que no pueden esperar más, ya que el agua sigue penetrando a causa de la rotura de los mazones". "La Consejería de Agricultura, el Ministerio y el Ayuntamiento de Calahorra consideran prioritario la reparación de estas barreras y protecciones para garantizar la seguridad", ha añadido.

Calahorra es la zona donde se han registrado las mayores afecciones. Se calcula que se ha inundado una superficie de cultivos de cerca de 1.600 hectáreas, que ha arruinado la cosecha de verduras y hortalizas (coliflor, brócoli…). La Cooperativa El Raso de Calahorra ha resultado especialmente perjudicada, aunque los daños se extienden por otros puntos de la geografía, como es el caso de San Vicente de la Sonsierra, Briñas, Rincón de Soto, Aldeanueva de Ebro y Alfaro.

El presidente del Gobierno de La Rioja ha subrayado que "se están valorando las pérdidas que ha causado el desbordamiento del río, aunque todavía es necesario algo más de tiempo, puesto que algunas zonas siguen inundadas". Al mismo tiempo, ha añadido, se ha solicitado al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la articulación de alguna medida especial para subsanar los daños en los cultivos. En este caso también se espera que el Ministerio pueda tener una evaluación completa de los daños, que se han registrado también en localidades de otras comunidades autónomas, como es el caso de Miranda de Ebro.

Del mismo modo, se está trabajando con la Confederación Hidrográfica del Ebro para acometer una intervención urgente en la consolidación y recrecimiento en algunos puntos de las defensas, así como en la limpieza del cauce del río.

Pedro Sanz ha trasladado a los agricultores calagurritanos la necesidad de garantizar la renta y las producciones con seguros agrarios, dado que el grado de aseguramiento en esta zona de La Rioja Baja es escaso. En esta línea, el presidente riojano ha planteado la posibilidad de incrementar las ayudas que ofrece la Consejería de Agricultura para fomentar la contratación de estos seguros, a lo que se destinan ya 2,1 millones de euros, u otras fórmulas de financiación que puedan ayudar a los agricultores.