21 de octubre de 2014

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha destacado que la inauguración del Castillo de Ygay, inaugurado este martes en Bodegas Marqués de Murrieta de Logroño por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, "recupera un símbolo para el sector vitivinícola y el ecoturismo riojano".

En la inauguración de este emblemático edificio de las Bodegas Marqués de Murrieta ha intervenido el presidente de Marqués de Murrieta, Vicente Cebrián-Sagarriga, quien ha ofrecido una breve explicación de la historia y la rehabilitación de la bodega, que pertenece desde 1983 a la familia Creixell.

Tras la intervención, Su Majestad el Rey Don Juan Carlos ha descubierto una placa y ha visitado el histórico cementerio compuesto por nichos de reservas del Castillo de Igay, haciendo una parada en el nicho correspondiente al año de nacimiento del Rey (1938). Además, ha visitado la nave de barricas y la sala de etiquetas.

En la reconstrucción del Castillo de Ygay, edificio original de la bodega fundada en 1852 por Luciano de Murrieta, se han invertido 14 millones de euros destinados a financiar los trabajos llevados a cabo durante ocho años y que han supuesto la reforma integral de los edificios que integran el Castillo con el objetivo de poner en marcha un nuevo concepto enoturístico.

El Castillo de Ygay, uno de los edificios más antiguos de Europa con más de 4.000 metros cuadrados construidos con piedra, es un singular museo que mantiene intactos los procesos de vinificación del siglo XIX y que contiene en su interior una de las más extensas colecciones privadas de botellas históricas del mundo, así como valiosa documentación y piezas que nos remontan a los orígenes del vino de Rioja.

Bodegas Marqués de MurrietaEste enlace se abrirá en una ventana nueva fue una de las pioneras en comercializar vinos de crianza y reserva con técnicas de vinificación bordelesa. Actualmente, la finca abarca una extensión de 300 hectáreas dedicadas al cultivo de la vid, dado que es una bodega que se ha caracterizado siempre por nutrirse de sus propias uvas para elaborar aproximadamente 1,4 millones de botellas de vino.