24 de julio de 2014

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, ha visitado las obras del Palacio de Justicia de La Rioja.

El presidente del Gobierno de La Rioja, Pedro Sanz, y la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, han visitado las obras de construcción del Palacio de Justicia, que comenzaron en diciembre de 2012 y que concluirán a comienzos de 2015 "dado que marchan al ritmo adecuado".

Pedro Sanz y Cuca Gamarra han asegurado que la construcción de esta "gran infraestructura de ciudad, se está llevando a cabo de acuerdo con los plazos previstos". "Por lo tanto estamos cumpliendo en tiempo y forma nuestro compromiso de construir un nuevo Palacio de Justicia adecuado a las necesidades presentes y futuras de La Rioja, y crear un nuevo espacio público para los logroñeses", ha asegurado.

Estas obras se adjudicaron, junto con la urbanización del entorno, a la UTE integrada por las empresas riojanas Obra Civil Euroservicios y Aransa Construcciones y la firma Sacyr Construcción, con un presupuesto de 25.334.265,74 euros (IVA incluido), y están programadas para no interferir con las del aparcamiento para agilizar su ejecución.

Cabe recordar que esta adjudicación conlleva los gastos de mantenimiento del Palacio de Justicia durante los tres primeros años, con el consiguiente ahorro económico. Además, la dirección de la obra se realiza con personal propio, lo que supone un ahorro de más de un millón de euros.

En esta línea, ya se está trabajando en los contratos vinculados con el archivo, mobiliario, piezas de convicción y equipamiento informático del Palacio de Justicia, que va a suponer 4 millones de euros.

Por otra parte, Pedro Sanz ha recordado que hasta la fecha "se han contratado a 62 empresas riojanas para trabajar en esta obra, lo que supone que el 60% del importe total subcontratado hasta la fecha ha recaído en empresas locales".

Asimismo ha señalado que el Gobierno de La Rioja y el Ayuntamiento de Logroño firmaron un convenio para licitar conjuntamente las obra de construcción del nuevo Palacio de Justicia y la urbanización de las calles adyacentes con el objetivo de "garantizar una gestión más coordinada y eficaz de las obras y evitar la repetición innecesaria de una ejecución separada y sucesiva de actuaciones".

A estas obras se unen las del aparcamiento subterráneo. Para ello, el subsuelo fue enajenado a la firma riojana CEOSA para su construcción y posterior explotación por 272.580 euros (sin IVA), cantidad ingresada por el Ayuntamiento. Este estacionamiento dispondrá de 180 plazas, todas en una única planta, de las cuales el 60% será en propiedad y el resto, en régimen de rotación.

Estado actual de las obras

En cuanto al estado actual de las obras, Pedro Sanz ha indicado que se está terminando la instalación de los muros cortina que cierran las fachadas exteriores y de los patios interiores y, al mismo tiempo, se están ejecutando las carpinterías de cierre en fachadas de planta tercera.

Además, las labores de albañilería y particiones interiores se encuentran muy avanzados y han comenzado los trabajos de trazado general de las diferentes instalaciones que albergará el edificio (electricidad, climatización, fontanería, saneamiento, telecomunicaciones, etc…). También ha comenzado la rehabilitación del edificio que se conserva y en breve se procederá a la colocación de las mamparas interiores que conformarán los espacios de trabajo.

Según ha indicado la alcaldesa de Logroño, se han iniciado también los trabajos de urbanización de las calles perimetrales. En concreto, se va a pavimentar Fausto Elhuyar y se continuará por Santa Justa y la plaza sobre el aparcamiento. Posteriormente se acometerá la calle Viveros y, por último, la glorieta nueva con Pérez Galdós y la urbanización delante del edificio principal hacia Murrieta.

Cuca Gamarra ha recordado que este proyecto beneficia a todos los logroñeses, que consiguen una gestión de los recursos públicos más eficiente y menos costosa, pero de forma especial a los vecinos del entorno, que ya están comprobando los cambios y los espacios para uso público que ganará esta zona con la entrada en funcionamiento del Palacio, además de la revitalización económica que supondrá para el barrio. "Los vecinos y logroñeses que se acerquen por aquí pueden apreciar ya las dimensiones de las nuevas aceras, las zonas verdes y estanciales que se van a acondicionar. En definitiva, una moderna urbanización que va a incrementar su calidad de vida", ha declarado.

Un edifico y un nuevo espacio público

La construcción del nuevo Palacio de Justicia de La Rioja y la reurbanización del entorno suponen una actuación integral que contribuirá a revalorizar la zona oeste de Logroño. La parcela sobre la que se está actuando tiene una superficie de 19.900 metros cuadrados, de los que 10.000 se destinarán al Palacio de Justicia (serán más de 29.000 metros cuadrados construidos) y el resto se liberará para crear hacia el sur una gran plaza de cerca de 5.500 metros cuadrados, bajo la cual se construirá un aparcamiento.

El proyecto, redactado por el estudio de arquitectos Pesquera Ulargui, plantea la construcción de un edificio funcional, para garantizar las necesidades presentes y futuras de la Justicia riojana, y la conservación de un importante elemento patrimonial: el cuerpo central del antiguo Hospital Militar, que data de 1910 y tiene una orden III de protección.

En cuanto a la urbanización del entorno, engloba tres partes: el terreno sobre el que se edificará el Palacio de Justicia, la parcela destinada a viales y zonas verdes para uso y dominio público, y las calles adyacentes que han quedado incluidas en el proyecto global, a fin de dar mayor uniformidad a la zona: las calles Viveros y Santa Justa, la acera sur de la calle Marqués de Murrieta y la calle Fausto D’elhúyar hasta su conexión con Pérez Galdós.

Esta actuación permitirá dar más amplitud a las aceras Viveros y Fausto D’elhuyar, que tendrán entre 20 y 30 metros de anchura, de forma que sus aceras pasarán del metro y medio actual a más de tres metros, con amplios parterres. El proyecto contempla también la plantación de 425 árboles. El Ayuntamiento de Logroño asume el coste derivado de los trabajos correspondientes a las mencionadas calles, en total 926.368 euros, según la adenda firmada el pasado mes de febrero entre el Ejecutivo riojano y el Consistorio de la capital riojana.