31 de marzo de 2010

El Consejero de Vivienda y Obras Públicas, Antonino Burgos, ha visitado en la mañana de hoy las obras de instalación de reductores de velocidad desarrolladas en la LR-113, en la travesía de Baños de Río Tobía, que tiene una extensión de 1.250 metros. Burgos ha estado acompañado por el Director General de Carreteras, Antonio García Cuadra, y por el Teniente de Alcalde bañejo Javier Loza.

Las obras realizadas tienen por objetivo mejorar la seguridad vial de una travesía por la que a diario transitan casi 3.500 vehículos, un 6% de los cuales son pesados. Aunque gran parte de este tráfico tiene su origen en la localidad y a pesar de que ya existen señales –horizontales y verticales- de limitación de velocidad, el Gobierno de La Rioja ha dado respuesta a las demandas de los vecinos colocando dos pasos sobreelevados de peatones y dos reductores de velocidad a lo largo de la travesía.

Por lo que se refiere a los pasos de peatones, éstos tienen una longitud de rampa de 1,5 metros, con una pendiente del 4,5% y una anchura de cuatro metros mientras que los badenes –de tipo lomos de asno- tienen una altura de seis centímetros y una longitud de cuatro metros. La instalación de los reductores y los pasos de peatones ha implicado la colocación de nuevas señales verticales y horizontales así como la adecuación de las aceras.

Esta intervención, ejecutada por la Consejería de Obras Públicas, ha supuesto una inversión de 25.793 euros. Al respecto, Antonino Burgos ha señalado que "con esta actuación logramos mejorar la seguridad vial de los habitantes de Baños de Río Tobía, haciendo de esta travesía una de las más seguras de la LR-113. Con estos reductores, los vehículos no podrán superar los 40 km/h al tiempo que se verán obligados a respetar los dos pasos elevados de peatones recién instalados".