17 de marzo de 2015

El consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, ha visitado la ampliación del arcén en la carretera de El Cortijo (LR-441) para incrementar la seguridad vial.

La Consejería de Obras Públicas, Política Local y Territorial ha completado la mejora de la seguridad vial en la carretera LR-441 que conecta el casco urbano de Logroño con el barrio de El Cortijo. Este proyecto ha permitido ampliar los arcenes para evitar que los peatones y ciclistas que frecuentan esta vía tengan que invadir la calzada.

El consejero de Obras Públicas, Antonino Burgos, ha comprobado el resultado de la cuarta fase de esta actuación, que ha incrementado la anchura de los arcenes a 2 metros tras una inversión de 58.104 euros. En su visita ha estado acompañado por el director general de Obras Públicas y Transportes, Víctor Garrido, y la presidenta de la Asociación de Vecinos Carretera El Cortijo, Carmen de Pablo.

Con esta última fase de este proyecto, que empezó a acometerse en 2009, se han acondicionado los arcenes a lo largo de 4,4 km de esta vía, en concreto, hasta el área de descanso antes de comenzar la subida al barrio logroñés.

Esta vía interurbana registra una notable intensidad de tráfico rodado, con 1.100 vehículos, de los cuales el 8,6% son pesados, y representa el único acceso para los habitantes de El Cortijo. Además facilita la entrada y la salida a diferentes servicios e instalaciones, caso de polígonos industriales, residencias de ancianos, establecimientos de ocio o fincas agrícolas y de recreo, junto con la propia ermita de El Cristo.

La empresa riojana Ismael Andrés se ha encargado de la ejecución de la obra, que ha incluido, junto con la ampliación de los arcenes, la construcción de nuevos muros de contención lateral para soportar el ensanche de la plataforma y salvar los desniveles.