14 de septiembre de 2015

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, explica las principales líneas de actuación de su departamento esta legislatura.

El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio, Ambiente, Íñigo Nagore, ha presentado hoy en el Parlamento de La Rioja las principales líneas de actuación de su departamento para esta nueva legislatura en la que las políticas agrarias y medioambientales "jugarán un papel fundamental en la estrategia de región que apuesta por un crecimiento sostenible que promueva una economía basada en un uso más eficaz de los recursos, más verde y competitiva, y que genere empleo de calidad".

La Rioja necesita, ha recalcado Nagore, "una agricultura diversificada, especializada, atractiva para los jóvenes, y muy tecnificada, lo que requiere una gran preparación y formación; pero además, debe ir acompañada de una industria agroalimentaria competitiva e innovadora". También tiene que seguir trabajando para alcanzar niveles de excelencia en todos los indicadores medioambientales "que, sin duda, deben ser un reflejo de nuestra calidad de vida".

Para alcanzar los retos que se han marcado en el programa de actuación de los próximos cuatro años, el Gobierno de La Rioja tramitará una Ley Agraria, una Ley de Protección del Medio Ambiente y una Ley del Agua que, junto con la aplicación del nuevo Programa de Desarrollo Rural (PDR), serán los instrumentos normativos que permitirán dar respuesta no sólo a las necesidades del sector sino a las exigencias comunitarias. En este sentido, el consejero confía en el diálogo y la colaboración de los grupos representados en la Cámara autonómica para alcanzar estos objetivos.

Sector agrario

Íñigo Nagore ha comenzado su intervención reivindicando la importancia social y económica del sector agrario y agroalimentario, cuya aportación al PIB regional supera el 20% y que, tal y como muestra el crecimiento sostenido de la renta agraria en los últimos ejercicios, ha solventado el periodo de crisis con el empuje de subsectores como el vitivinícola, en especial, pero también de las frutas y hortalizas, el olivar, los cereales, la ganadería o los cultivos industriales. En cuanto al empleo, en el segundo trimestre de este año 8.481 personas se dedican a la actividad agraria, un 25,6% más que en 2014, mientras que se estima que otras 8.000 personas complementan sus rentas con los beneficios directos del campo y la ganadería. Esta tendencia positiva también se observa en los datos de afiliación a la Seguridad Social, con un crecimiento del 4,2% en el trimestre en contraposición a la línea descendente registrada a escala nacional.

Las líneas de trabajo para los próximos cuatro años se orientan hacia la mejora de la productividad y competitividad; el rejuvenecimiento del sector; el mantenimiento de la diversidad productiva garantizando una justa remuneración; la calidad y el impulso a la innovación y a la investigación.

En este sentido, el Ejecutivo regional buscará la aprobación con un amplio consenso de una Ley Agraria que "definirá y defenderá el modelo de agricultura que queremos preservar en La Rioja: sostenible en sus vertientes social, económica y medioambiental, y de calidad, además de que establecerá las líneas estratégicas para su consolidación y progreso", ha explicado Nagore. La futura ley abordará, entre otras, cuestiones como la financiación y ejecución de infraestructuras agrarias (procesos de concentración parcelaria y modernización de regadíos), la creación de mecanismos que faciliten la movilidad de la tierra y la incorporación de jóvenes, el fomento del asociacionismo, las relaciones entre los operadores de la cadena alimentaria para mejorar la comercialización o la participación del sector.

El otro pilar que garantizará el apoyo financiero al sector es el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, que está dotado con 200 millones de euros. La incorporación de jóvenes que aseguren el futuro agrario en la comunidad autónoma es una de las prioridades. "Las ayudas son necesarias para conseguir ese relevo generacional, y las mantendremos, pero es necesario articular mecanismos para que la agricultura sea atractiva para los jóvenes", ha señalado Nagore. Potenciar la formación reglada de la rama agraria, de forma coordinada con la Consejería de Educación, reforzar la oferta formativa online, la tutela y asesoramiento al joven en los primeros años de instalación o la creación de un foro permanente de intercambio de ideas con seguimiento en la red son algunas de las propuestas.

Precisamente, el PDR contribuirá a mantener la diversidad característica de la estructura productiva riojana, prestando a cada sector la atención precisa. El consejero ha incidido en la "defensa de un modelo vitivinícola de calidad" al recordar cómo "gracias a la presión y el trabajo de las regiones productoras" se frenó la liberalización. No obstante, para "evitar efectos indeseables" en la aplicación del nuevo modelo de autorizaciones, desde el Gobierno de La Rioja "seguiremos controlando el potencial productivo y no permitiremos la plantación de viñedo para vino de mesa, asegurando un crecimiento ordenado conforme a las recomendaciones del Consejo Regulador y la Interprofesional".

A este respecto, y una vez resuelto el problema jurídico del Consejo Regulador tras su reconocimiento como Corporación de Derecho Público, Íñigo Nagore ha advertido que "La Rioja se opondrá a los intentos de segregación, cuyo fondo responde a una motivación política porque lo importante ahora es contribuir a su adecuado funcionamiento y a lograr una verdadera unidad de todo el sector".

En otro orden de cosas, se fomentará el uso de técnicas "lo más respetuosas posibles con el medio ambiente" para responder a la creciente demanda social, preservar el singular paisaje de La Rioja y potenciar las marcas de calidad a través del distintivo 'Alimentos de La Rioja. Calidad Garantizada' para mejorar su posicionamiento y notoriedad en el mercado. "No podemos competir en cantidad, pero sí podemos diferenciarnos por la gran calidad de nuestros productos", ha recalcado Nagore.

Medio ambiente

El importante trabajo realizado en los últimos años, unido a la mejora progresiva de la situación ambiental de La Rioja, son para la Consejería una motivación para "avanzar en la gestión y el uso más racional de nuestros recursos naturales, pero también queremos integrar el medio ambiente en todas las políticas sectoriales y seguir mejorando en la gestión y valorización de los residuos generados".

Durante su comparecencia, Íñigo Nagore ha anunciado la tramitación de una Ley de Protección del Medio Ambiente, adaptada a la legislación estatal, que definirá los procedimientos de impacto ambiental y la concesión de autorizaciones y licencias en este ámbito. Además, se ha propuesto diseñar un Plan Director del Ciclo Urbano del Agua que integrará los planes de saneamiento y abastecimiento. Todos estos objetivos se cristalizarán en una Ley del Agua de La Rioja "que garantice la eficiencia y disposición del agua en calidad y cantidad en todos los municipios bajo el principio de solidaridad".

Nagore también se ha comprometido a mantener el número de agentes forestales y el de retenes. "Son piezas esenciales para garantizar la correcta gestión y la necesaria vigilancia de nuestra superficie forestal", que ocupa el 60% del territorio, y para prevenir y combatir el fuego. La Rioja es la única comunidad autónoma que no ha sufrido un gran incendio en los últimos 20 años.

Por otro lado, y valorando la iniciativa popular existente, el consejero ha reiterado la intención de su departamento de tramitar una nueva Ley de Protección de los Animales de La Rioja, que persiga el maltrato y establezca medidas para la tenencia responsable de animales, así como para reducir el número de animales abandonados y conseguir a medio plazo un nivel de 'sacrificio cero' en La Rioja.

El consejero ha subrayado la inversión que destina la administración medioambiental riojana a la conservación y mejora de los montes y que nutre de diversas fuentes de financiación. "Sólo los fondos europeos aportaron al medio natural 2,8 millones de euros anuales en el periodo 2007-2013, lo que supone la generación de unos 18.700 jornales al año". Otro de los retos de la Consejería pasa por incrementar el aprovechamiento de las masas forestales, que proporcionan un valor de 4,2 millones de euros al año y crean 30.000 empleos directos, y mantener el esfuerzo repoblador, en especial, en la zona de La Rioja Baja.

Dentro del área de conservación de la biodiversidad, y después de aprobarse los planes de gestión y ordenación de los espacios de la Red Natura 2000, se impulsará su puesta en marcha acompañada de un programa de promoción, como ya se está haciendo con notable éxito en el Parque Natural Sierra de Cebollera. La Consejería quiere además desarrollar las figuras de protección que establece la Ley de Conservación de Espacios Naturales mediante la declaración de nuevos espacios protegidos.

Se continuará potenciando la Reserva de la Biosfera como referente de sostenibilidad y calidad y "seguiremos apostando por el Programa de Centros Educativos hacia la Sostenibilidad y el Programa de Centros de Interpretación de los espacios naturales protegidos porque concebimos la educación y sensibilización ambiental como un elemento fundamental en la protección de la naturaleza", ha explicado Nagore. En esta misma línea de trabajo se incluyen las redes de itinerarios verdes (Vía Romana del Iregua y Vías Verdes del Oja y del Cidacos) y la de caminos forestales, así como el catálogo de árboles singulares.

En cuanto a las actividades de caza y pesca, se simplificarán en la medida de lo posible los trámites administrativos para facilitar esta actividad a las cerca de 20.000 personas que las practican en La Rioja. Existe también un proyecto para crear una Escuela de Pesca.

En el ámbito de la calidad ambiental, Nagore ha destacado el trabajo del Consorcio de Aguas y Residuos en la mejora de la depuración de las aguas y en la recogida y valorización de los residuos urbanos en los municipios riojanos. El Gobierno regional aprobará un nuevo Plan Director de Residuos 2015-25, cuyo principal objetivo será el reciclado y la recuperación del 50% de los residuos urbanos y lograr la correcta gestión de los residuos de construcción y demolición por parte de los ayuntamientos.

Por último, la Consejería de Medio Ambiente pondrá en marcha un programa de clima y energía con medidas para reducir la contaminación atmosférica e incrementar la eficiencia energética en edificios residenciales, industriales e instalaciones públicas.